01 abr 2021 Arturo Ignacio Siso Sosa: ¿Sufre usted o alguien conocido de "Selfitis"? expresa.me

Se ha dado a conocer un nuevo término a las personas que toman demasiadas"autofotos" o "selfies". Aunque pueda parecer gracioso, existen serias preocupaciones sobre esta tendencia obsesiva.

Si sospecha que las personas que publican incesantemente fotos de "selfies" en las redes sociales son vanidosas y ensimismadas, podría tener razón.

Arturo Ignacio Siso Sosa: ¿Sufre usted o alguien conocido de
Arturo Ignacio Siso Sosa: ¿Sufre usted o alguien conocido de "Selfitis"?

"Selfitis" es un término acuñado para describir el hábito cultural de tomar una sobreabundancia de fotos de uno mismo y publicarlas en Instagram, Facebook, Snapchat y otros sitios de redes sociales.

Hoy en día, a la mayoría de las personas no les sorprende ver a las celebridades empujar su imagen a la estratosfera al publicar imágenes de sus vidas, amores y bellos seres.

El ícono pop Taylor Swift mantiene su lado saludable pero sexy en Instagram foto tras foto con la aprobación de 106 millones de seguidores de Instagram .

Y la estrella de reality Kim Kardashian se convirtió en una profesional de las selfies, tanto que publicó "Selfish" (Egoísta), un libro superventas repleto de sus autorretratos.

Sin embargo, no todas las personas que sufren de "selfitis" se concentran en tomas de glamour.

¿Y qué pasa si no eres una celebridad?

Las personas comúnes, especialmente los adolescentes y los millennials, no son inmunes a la autopromoción disponible a través de las redes sociales.
Con software de edición integrado y enlaces a numerosas plataformas para compartir, es rápido y fácil de recortar, colorear y compartir.

Expertos advierten: "La adolescencia, especialmente, puede ser una época de ansiedad social y depresión, con todos los filtros disponibles, es posible retratar su yo ideal. Una foto favorecedora le hará sentir bien y la cantidad de 'me gusta' que obtenga le hará sentir aún mejor. Eso crea un aumento de dopamina y muy pronto, se vuelve adicto al ciclo ".

¿Cuándo se convierte en una “condición” compartir fotos halagadoras de sí mismo con amigos y familiares? ¿Y cuándo se convierte esa condición en un problema?

Recientemente, la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (AEP) habría establecido un nuevo trastorno mental llamado "selfitis" y declaró que la toma y publicación de fotografías obsesivas es una forma de llamar la atención, compensar la baja autoestima y compensar la falta de intimidad. Muchos científicos del comportamiento sienten que la publicación de selfies extremos es una tendencia preocupante.

Publicar selfies no es en sí mismo un problema real, pero al igual que muchas otras cosas, como el juego, la bebida e incluso el sexo, pueden volverse adictivas, tomar y publicar un número excesivo de selfies tiene el mismo potencial.

Una adicción a las selfies es cuando una persona se toma selfies de manera casi obsesiva, varias veces al día, y las publica en lo que sea: Snapchat, Facebook, Instagram o cualquier otra red social.

Arturo Ignacio Siso Sosa: ¿Sufre usted o alguien conocido de
Arturo Ignacio Siso Sosa: ¿Sufre usted o alguien conocido de "Selfitis"?

No me gusta mi primer plano

Un estudio reciente declaró que los cirujanos plásticos informaron un aumento en la cantidad de personas que solicitaron una reconstrucción facial únicamente porque no están contentas con la forma en que se ven en las selfies.

Los miembros de la Academia Estadounidense de Cirugía Plástica y Reconstructiva Facial dicen que el 55 por ciento de sus pacientes pidieron operaciones de nariz únicamente porque su nariz se veía más grande en las tomas de selfies.

Debido a que las selfies se toman a tan corta distancia, la cámara distorsiona los rasgos de una persona, por lo que la nariz más grande que ves es simplemente una tergiversación. Sin embargo, algunas personas aceptan fácilmente la distorsión como realidad.

"Los adultos jóvenes constantemente se toman selfies para publicar en las redes sociales y piensan que esas imágenes son representativas de cómo se ven realmente, lo que puede tener un impacto en su estado emocional", menciona un cirujano plástico.

Si se encuentra inmerso/a en el mundo de la publicación obsesiva de selfies, podría ser el momento de la introspección.

Pregúntese: ¿Por qué está sucediendo esto? ¿Qué saca de eso? ¿Está tratando de hacer amigos o forjar conexiones más fuertes? ¿Cómo se sentiría parar?

Encuentre otras formas de tapar esos agujeros. Deje su teléfono inteligente y comience a hablar y escuchar a las personas cara a cara.

Es posible que sus amigos incluso se lo agradezcan.