15 abr 2021 Arturo Ignacio Siso Sosa: Ataques de Pánico expresa.me

El trastorno de pánico ocurre cuando experimenta ataques de pánico inesperados y recurrentes.

Un ataque de pánico es una intensa ola de miedo caracterizada por su inesperada y debilitante e inmovilizadora intensidad. Su corazón late con fuerza, no puede respirar y puede sentir que se está muriendo o se está volviendo loco. Los ataques de pánico a menudo surgen de la nada, sin previo aviso y, a veces, sin un desencadenante claro. Incluso pueden ocurrir cuando está relajado o dormido.

Arturo Ignacio Siso Sosa: Ataques de Pánico
Arturo Ignacio Siso Sosa: Ataques de Pánico

Un ataque de pánico puede ocurrir una sola vez, aunque muchas personas experimentan episodios repetidos. Los ataques de pánico recurrentes a menudo se desencadenan por una situación específica, como cruzar un puente o hablar en público, especialmente si esa situación ha causado un ataque de pánico antes. Por lo general, la situación que induce al pánico es aquella en la que se siente en peligro e incapaz de escapar, lo que desencadena la respuesta de lucha o huida del cuerpo.

La mayoría de las personas experimentan un ataque de pánico una o dos veces en la vida.

Expertos afirman que 1 de cada 75 personas puede experimentar un trastorno de pánico. El trastorno de pánico se caracteriza por el temor persistente de tener otro ataque de pánico después de haber experimentado al menos un mes (o más) de preocupación persistente o preocupación por la recurrencia de ataques de pánico adicionales (o sus consecuencias).

Aunque los síntomas de este trastorno pueden ser bastante abrumadores y aterradores, se pueden controlar y mejorar con tratamiento. Buscar tratamiento es la parte más importante para reducir los síntomas y mejorar su calidad de vida.

Signos y síntomas de un ataque de pánico

Los síntomas del trastorno de pánico a menudo comienzan a aparecer en adolescentes y adultos jóvenes menores de 25 años. Si ha tenido cuatro o más ataques de pánico, o vive con el temor de tener otro ataque de pánico después de experimentar uno, es posible que tenga un trastorno de pánico.

Los ataques de pánico producen un miedo intenso que comienza de repente, a menudo sin previo aviso. Un ataque suele durar de 10 a 20 minutos, pero en casos extremos, los síntomas pueden durar más de una hora. La experiencia es diferente para todos y los síntomas suelen variar.

Los síntomas del ataque de pánico incluyen:

- Dificultad para respirar o hiperventilación

- Palpitaciones del corazón o corazón acelerado

- Dolor o malestar en el pecho

- Temblores

- Sensación de asfixia

- Sentirse irreal o alejado de su entorno

- Sudoración

- Náuseas o malestar estomacal

- Sensación de mareo, aturdimiento o desmayo

- Entumecimiento u hormigueo

- Sofocos

- Miedo a morir, perder el control o volverse loco

Arturo Ignacio Siso Sosa: Ataques de Pánico
Arturo Ignacio Siso Sosa: Ataques de Pánico

¿Qué causa el trastorno de pánico?

Las causas del trastorno de pánico no se comprenden con claridad. Las investigaciones han demostrado que el trastorno de pánico puede estar relacionado genéticamente. El trastorno de pánico también se asocia con transiciones importantes que ocurren en la vida. Ir a la universidad, casarse o tener su primer hijo son transiciones importantes en la vida que pueden crear estrés y llevar al desarrollo del trastorno de pánico.

Los ataques de pánico también pueden ser causados por afecciones médicas y otras causas físicas.

Si padece síntomas de pánico, es importante consultar a un médico para descartar las siguientes posibilidades:

- Prolapso de la válvula mitral, un problema cardíaco menor que ocurre cuando una de las válvulas del corazón no se cierra correctamente

- Hipertiroidismo (glándula tiroides hiperactiva)

- Hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en sangre)

- Uso de estimulantes (anfetaminas, cocaína, cafeína)

- Retirada de medicamentos

¿Quién está en riesgo de desarrollar trastorno de pánico?

Aunque las causas del trastorno de pánico no se comprenden claramente, la información sobre la enfermedad indica que ciertos grupos tienen más probabilidades de desarrollar el trastorno. En particular, las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de desarrollar la afección, según los expertos.

Tratamiento para ataques de pánico y trastorno de pánico

La forma más eficaz de tratamiento profesional para combatir los ataques de pánico, el trastorno de pánico y la agorafobia es la terapia. Incluso un curso corto de tratamiento puede ayudar.

- La terapia cognitivo-conductual se enfoca en los patrones de pensamiento y los comportamientos que sostienen o desencadenan los ataques de pánico y le ayuda a ver sus miedos de una manera más realista. Por ejemplo, si tuviera un ataque de pánico mientras conduce, ¿qué es lo peor que podría suceder realmente? Si bien es posible que tenga que detenerse a un lado de la carretera, no es probable que choque su automóvil o tenga un ataque cardíaco. Una vez que se entera de que no va a suceder nada realmente desastroso, la experiencia del pánico se vuelve menos aterradora.

- La terapia de exposición para el trastorno de pánico le permite experimentar las sensaciones físicas del pánico en un entorno seguro y controlado, lo que le brinda la oportunidad de aprender formas más saludables de afrontarlo. Es posible que le pidan que hiperventile, que sacuda la cabeza de un lado a otro o que contenga la respiración. Estos diferentes ejercicios provocan sensaciones similares a los síntomas del pánico. Con cada exposición, teme menos a estas sensaciones corporales internas y siente una mayor sensación de control sobre su pánico.

Medicamentos para los ataques de pánico y el trastorno de pánico.

Se pueden usar medicamentos para controlar o reducir temporalmente algunos de los síntomas del trastorno de pánico. Sin embargo, no trata ni resuelve el problema. La medicación puede ser útil en casos graves, pero no debe ser el único tratamiento a seguir. La medicación es más eficaz cuando se combina con otros tratamientos, como la terapia y los cambios en el estilo de vida, que abordan las causas subyacentes del trastorno de pánico.

Los medicamentos utilizados pueden incluir:

- Antidepresivos: Pasan varias semanas antes de que los antidepresivos comiencen a hacer efecto, por lo que debe tomarlos continuamente, no solo durante un ataque de pánico.

- Benzodiazepinas: Estos son medicamentos contra la ansiedad que actúan muy rápidamente (generalmente entre 30 minutos y una hora). Tomarlos durante un ataque de pánico proporciona un rápido alivio de los síntomas. Sin embargo, las benzodiazepinas son altamente adictivas y tienen síntomas de abstinencia graves, por lo que deben usarse con precaución y bajo estricta supervisión médica.

Arturo Ignacio Siso Sosa: Ataques de Pánico
Arturo Ignacio Siso Sosa: Ataques de Pánico

¿Cuál es la perspectiva a largo plazo?

El trastorno de pánico es a menudo una afección crónica (a largo plazo) que puede ser difícil de tratar. Algunas personas con este trastorno no responden bien al tratamiento. Otros pueden tener períodos en los que no presentan síntomas y períodos en los que los síntomas son bastante intensos. La mayoría de las personas con trastorno de pánico experimentarán algún alivio de los síntomas a través del tratamiento.

¿Se puede prevenir el trastorno de pánico?

Puede que no sea posible prevenir el trastorno de pánico. Sin embargo, puede trabajar para reducir sus síntomas evitando el alcohol y estimulantes como la cafeína, así como las drogas ilícitas. También es útil notar si está experimentando síntomas de ansiedad después de un evento de vida angustiante. Si le molesta algo que experimentó o a lo que estuvo expuesto, analice la situación con su médico de confianza.

¿Cómo ayudar a alguien que tiene un ataque de pánico?

Ver a un amigo o un ser querido sufrir un ataque de pánico puede ser aterrador. Su respiración puede volverse anormalmente rápida y superficial, pueden sentirse mareados o aturdidos, temblar, sudar, sentir náuseas o pensar que están teniendo un ataque cardíaco. No importa cuán irracional crea que sea su respuesta de pánico a una situación, es importante recordar que el peligro le parece muy real a su ser querido. Simplemente decirles que se calmen o minimizar su miedo no ayudará. Pero al ayudar a su ser querido a superar un ataque de pánico, puede ayudarlo a sentirse menos temeroso de cualquier ataque futuro.

- Mantenga la calma: Mantener la calma, ser comprensivo y no juzgar ayudará a que el pánico de su ser querido disminuya más rápido.

- Enfoque a su ser querido en su respiración: Encuentre un lugar tranquilo para que su amigo se siente y luego guíelo para que respire lenta y profundamente durante unos minutos.

- Haga algo físico: Juntos, levanten y bajen los brazos o golpeen con los pies. Puede ayudar a quemar parte del estrés de su ser querido.

- Saque a su amigo de su propia cabeza: Pídale que nombre cinco cosas a su alrededor o háblele con dulzura sobre un interés compartido.

- Anime a su ser querido a buscar ayuda: Una vez que haya pasado el ataque de pánico, su ser querido puede sentirse avergonzado de tener un ataque frente a usted. Tranquilícelo y anímelo a buscar ayuda para su ansiedad.