Imprimir

06 jun 2021 Arturo Siso Sosa: Hablemos del Trastorno Bipolar expresa.me

El trastorno bipolar, también conocido como depresión maníaca, es una enfermedad mental que provoca estados de ánimo altos y bajos graves y cambios en el sueño, la energía, el pensamiento y el comportamiento.

Arturo Siso Sosa: Hablemos del Trastorno Bipolar
Arturo Siso Sosa: Hablemos del Trastorno Bipolar

Los episodios de manía y depresión suelen durar varias semanas o meses.

Depresión

Durante un período de depresión, los síntomas pueden incluir:

- sentirse triste, desesperanzado o irritable la mayor parte del tiempo

- falta de energía

- dificultad para concentrarse y recordar cosas

- pérdida de interés en las actividades diarias

- sentimientos de vacío o inutilidad

- sentimientos de culpa y desesperación

- sentirse pesimista por todo

- dudar de uno mismo

- estar delirando, tener alucinaciones y pensamientos perturbados o ilógicos

- falta de apetito

- dificultad para dormir

- levantarse temprano

- pensamientos suicidas

Manía

La fase maníaca del trastorno bipolar puede incluir:

- sentirse muy feliz, eufórico o lleno de alegría

- hablar muy rápido

- sentirse lleno de energía

- sentirse engreído

- sentirse lleno de grandes ideas nuevas y tener planes importantes

- distraerse fácilmente

- irritarse o agitarse fácilmente

- estar delirando, tener alucinaciones y pensamientos perturbados o ilógicos

- no tener ganas de dormir

- no comer

- hacer cosas que a menudo tienen consecuencias desastrosas, como gastar grandes sumas de dinero en artículos caros y, a veces, inasequibles

- tomar decisiones o decir cosas que están fuera de lugar y que otros ven como riesgosas o dañinas.

Tipos de Trastorno Bipolar

Hay tres tipos principales de trastorno bipolar:

- El trastorno bipolar I: incluye episodios maníacos que duran al menos 7 días o síntomas maníacos tan graves que necesita atención hospitalaria inmediata. Los episodios depresivos también son frecuentes. Suelen durar al menos dos semanas. Este tipo de trastorno bipolar también puede implicar episodios mixtos.

- El trastorno bipolar II: se define por episodios depresivos, pero en lugar de graves episodios maníacos, se presentan episodios hipomaníacos. La hipomanía es una versión menos grave de la manía.

- El trastorno ciclotímico o ciclotimia: también presenta síntomas hipomaníacos y depresivos, pero no son tan intensos o duraderos como los episodios hipomaníacos o depresivos. Los síntomas suelen durar al menos dos años en adultos y un año en niños y adolescentes.

Con cualquiera de estos tipos, un paciente que tenga cuatro o más episodios de manía o depresión en un año se conoce como "ciclador rápido".

Causas del Trastorno Bipolar

No se conoce la causa exacta del trastorno bipolar. Es probable que varios factores influyan en esta afección, incluyendo la genética, la estructura y función del cerebro y su ambiente.

Factores de riesgo del Trastorno Bipolar

Cuando alguien desarrolla un trastorno bipolar, generalmente comienza cuando está en la adolescencia tardía o en la adultez temprana. En raras ocasiones, puede ocurrir más temprano en la infancia. El trastorno bipolar puede ser hereditario.

Los hombres y las mujeres tienen la misma probabilidad de contraerlo. Las mujeres son algo más propensas que los hombres a pasar por un "ciclo rápido", que es tener cuatro o más episodios distintos del estado de ánimo en un año. Las mujeres también tienden a pasar más tiempo deprimidas que los hombres con trastorno bipolar.

El trastorno bipolar generalmente se desarrolla más tarde en la vida de las mujeres, y es más probable que tengan el trastorno bipolar II y se vean afectadas por los cambios de humor estacionales.

Una combinación de problemas médicos y mentales también es más común en las mujeres. Esos problemas médicos pueden incluir enfermedad de la tiroides, migraña y trastornos de ansiedad.

Algunas cosas que hacen más propenso a tener trastorno bipolar incluyen:

- Tener un familiar con trastorno bipolar

- Pasar por un momento de mucho estrés o trauma

- Abuso de drogas o alcohol

- Ciertas condiciones de salud

¿Cómo se diagnostica el trastorno bipolar?

Para diagnosticar el trastorno bipolar, el médico puede usar muchas herramientas:

- Un examen físico

- Historia clínica, incluyendo preguntas sobre síntomas, historial de vida, experiencias e historia familiar

- Pruebas médicas para descartar otras afecciones

- Una evaluación de salud mental. El médico puede realizar la evaluación o puede remitir un especialista en salud mental para la evaluación.

Opciones de tratamiento para el trastorno bipolar

Si una persona no recibe tratamiento, los episodios de manía relacionada con el trastorno bipolar pueden durar entre 3 y 6 meses.

Los episodios de depresión tienden a durar más, a menudo de 6 a 12 meses. Pero con un tratamiento eficaz, los episodios suelen mejorar en unos 3 meses.

La mayoría de las personas con trastorno bipolar pueden tratarse mediante una combinación de diferentes tratamientos.

Estos pueden incluir uno o más de los siguientes:

- Medicamentos para prevenir episodios de manía y depresión: estos se conocen como estabilizadores del estado de ánimo y se toman todos los días a largo plazo

- Medicamentos para tratar los principales síntomas de depresión y manía cuando ocurren

- Aprender a reconocer los desencadenantes y signos de un episodio de depresión o manía

- Tratamiento psicológico, como terapias de conversación, que lo ayudan a lidiar con la depresión y brindan consejos sobre cómo mejorar las relaciones

- Consejos sobre estilo de vida, como hacer ejercicio con regularidad, planificar actividades que le gusten y que le den una sensación de logro y consejos para mejorar su dieta y dormir más

La mayoría de las personas con trastorno bipolar pueden recibir la mayor parte de su tratamiento sin tener que permanecer en el hospital.

Pero puede ser necesario un tratamiento hospitalario si los síntomas son graves o si está siendo tratado bajo la Ley de Salud Mental, ya que existe el peligro de que pueda autolesionarse o lastimar a otros.

En algunas circunstancias, se puede recibir tratamiento en un hospital de día y regresar a casa por la noche.

Otras opciones de tratamiento pueden incluir:

- Terapia electroconvulsiva (TEC): Pequeñas dosis de electricidad chocan el cerebro y desencadenan una pequeña convulsión para reiniciarlo y cambiar el equilibrio de ciertos químicos. Si bien sigue siendo un tratamiento de último recurso cuando los medicamentos y la terapia no han funcionado, está mucho mejor controlado y es más seguro, con menos riesgos y efectos secundarios, que en los primeros días de este procedimiento.

- Acupuntura: Existe alguna evidencia de que esta terapia complementaria puede ayudar con la depresión causada por el trastorno bipolar.

- Suplementos: Si bien algunas personas toman ciertos suplementos vitamínicos para ayudar con los síntomas del trastorno bipolar, existen muchos problemas posibles al usarlos. Por ejemplo, sus ingredientes no están regulados, pueden tener efectos secundarios y algunos pueden afectar el funcionamiento de los medicamentos recetados. Asegúrese de informar a su médico sobre cualquier suplemento que esté tomando.

Medicamentos para el trastorno bipolar

Hay varios medicamentos disponibles para ayudar a estabilizar los cambios de humor.

Estos se denominan comúnmente estabilizadores del estado de ánimo e incluyen:

- litio

- medicamentos anticonvulsivos

- medicamentos antipsicóticos

Arturo Siso Sosa: Hablemos del Trastorno Bipolar
Arturo Siso Sosa: Hablemos del Trastorno Bipolar

Consejos para ayudar a una persona con trastorno bipolar

Es importante entender como se debe ayudar a una persona con trastorno bipolar y no morir en el intento, muchas personas no soportan la situación y prefieren desertar de la relación (si se habla de parejas) en otros casos la desesperación se muestra presente en familiares y amigos que no pueden deshacerse del problema de la persona, en este caso es necesario entender en primer lugar que el estilo de vida de una persona con trastorno bipolar diagnosticado debe cambiar para lograr el bienestar entre su propia persona y la relación con los demás.

1.- Ayudar al paciente a aceptar el trastorno

Cuanto más pronto se consiga que la persona acepte que tiene una patología, más cerca estará que esté dispuesta a buscar la ayuda necesaria. Recordemos que nuestra función es de acompañamiento y apoyo, y que hace falta contar con un profesional de salud mental para que la mejoría sea significativa.

Hablar con la persona sobre los beneficios de ir a terapia es una buena manera de contribuir a que acepte asistir a la consulta, si bien debemos tener cuidado de la forma en que decimos las cosas; no queremos que parezca que estamos haciendo juicios de valor acerca de su manera de comportarse y de tomar decisiones.

2.- Entender los estados depresivos y maníacos

Como figuras de apoyo debemos entender las conductas de las personas cuando están pasando por alguna crisis polar de este trastorno. No debemos juzgar ni tratar al sujeto como una mala persona o alguien que no merece respeto por tener problemas graves; su conducta responde a una patología orgánica que escapa a su control voluntario.

Este es uno de los consejos más importantes a la hora de ayudar a una persona con trastorno bipolar, dado que dañar su autoestima podría hacer que deje de asistir a terapia.

3.- Aprender a reconocer los indicadores

Por lo general, cuando la persona está próxima a cambiar de una polaridad a otra, suelen presentarse ciertos indicadores que lo anticipan. Es importante que sepamos reconocer cuáles son. De esta manera, se podrá hacer lo posible por evitar la progresión a un episodio completo, o retrasar su aparición.

Además, también es útil animar a la persona a reconocer en sí misma estas señales de alerta, para que pueda organizarse mejor y ganar autonomía.

4.- Acompañarle a terapia

El hecho de que estemos dispuestos y disponibles a acompañar a la persona a terapia significa una fuente de motivación extra. Además, evitaremos que la persona se sienta sola, lo cual ayuda en gran medida a que sea constante con las sesiones y siga correctamente las indicaciones del terapeuta.

5.- Monitorear su medicación

Los pacientes con trastorno bipolar deben estar en control conjuntamente con el psicólogo y el psiquiatra. La medicación es muchas veces fundamental para que la persona pueda mantenerse estable y evitar que los episodios maníacos y depresivos afecten significativamente su calidad de vida.

Por eso, como amigos o familiares del paciente, hay que hacer lo posible por ir controlando si se toma su medicación según las instrucciones del médico, y en caso de no hacerlo hablar con él/ella.

6.- Pasar tiempo de calidad con la persona

Las personas que padecen de trastorno bipolar, por lo general no suelen tener facilidades para mantener relaciones personales largas y estables, tomando en cuenta que cambian de actitud de maneras muy extremas; a veces son demasiado elocuentes y frenéticas, y a veces no tienen ganas de hablar con casi nadie.

Es importante que pasemos tiempo de calidad con estas personas y les hagamos más fácil el proceso de relacionarse, evitando de esta manera que se aíslen de los demás. Podemos buscar actividades para realizar conjuntamente, en las que interactúen con otras personas y puedan sentir que son capaces de llevar una vida normal.

7.- Evitar las situaciones tensas frente al paciente

Es recomendable que intentemos mantener siempre una actitud de asertividad y respeto con las personas que presentan trastorno bipolar, debido a que los momentos de tensión pueden ser detonantes de conductas maníacas o depresivas.

8.- Evitar la culpabilización a la persona y a otros

Las culpas nunca han sido remedios para ningún mal y este caso no representa la excepción, los motivos de la enfermedad pueden ser varios, desde la genética hasta eventos estresantes, lo importante es conocer la solución, tratamiento, medicación, estrategias y apoyo por parte de las personas que convivan con el paciente bipolar y llevar a cabo todas las técnicas necesarias para mejorar la calidad de vida de toos.

Toda la ayuda que podemos dar a una persona con trastorno bipolar se basa en la paciencia, el amor, la dedicación y constancia con que llevemos a cabo todas las indicaciones de los especialistas, los tratamientos psicológicos enfocados en el conflicto, las estrategias cognitivo conductuales y la medicación necesitan de un tiempo determinado para causar un efecto positivo y es obvio que la persona con trastorno bipolar no podrá lograrlo por sí solo, así que no existe mejor ayuda que comenzar por el amor incondicional y la aceptación del problema, con constancia se puede llegar a disminuir los niveles de depresión y manía para tener un estilo de vida en paz y bienestar.