Imprimir

07 jun 2021 Arturo Ignacio Siso Sosa: Remedios naturales para las várices expresa.me

Las venas varicosas o várices, son un problema bastante común caracterizado por venas anormalmente grandes cerca de la superficie de la piel, con mayor frecuencia en las pantorrillas y los muslos. Por lo general, ocurren cuando las venas desarrollan paredes debilitadas o válvulas que funcionan mal, que regulan el flujo sanguíneo.

Arturo Ignacio Siso Sosa: Remedios naturales para las várices
Arturo Ignacio Siso Sosa: Remedios naturales para las várices

Las várices afectan aproximadamente al 25% de las mujeres y al 10% de los hombres. Las várices pueden causar dolor, fatiga, inquietud y sensación de ardor, punzadas, hormigueo o pesadez en las piernas. La aparición de venas abultadas también es una preocupación importante para muchas personas.

Causa de las várices

Las várices pueden ocurrir por varias razones. Las venas son responsables de llevar sangre de varias partes del cuerpo de regreso al corazón para que la sangre pueda recircular y el cuerpo funcione correctamente. Sin embargo, cuando las válvulas se debilitan o se dañan, la sangre puede fluir hacia atrás y acumularse en las venas, haciendo que se retuerzan, se estiren y se abulten debajo de la piel.

Los factores que pueden contribuir al desarrollo de las várices incluyen:

- Edad creciente

- Obesidad

- Falta de ejercicio

- Cambios hormonales, como los que ocurren durante el embarazo o la menopausia

- Genética o antecedentes familiares de venas varicosas

- Estar sentado o de pie durante largos períodos de tiempo

Tratamientos estándar para varices, tanto médicos como quirúrgicos, pueden resultar bastante costosos. Afortunadamente, existe una amplia gama de remedios caseros rentables que pueden disminuir la gravedad de las venas varicosas y también reducir algunas de las molestias que pueden causar.

1.- Ejercicio

La realización de algunos ejercicios sencillos puede favorecer un flujo sanguíneo adecuado. El flujo sanguíneo adecuado ayuda al cuerpo a impulsar la sangre que se ha quedado atascada en las venas. Las personas que padecen enfermedades de la presión arterial baja también deben hacer ejercicio y hacer ejercicio todos los días.

Algunos ejercicios de bajo impacto pueden ayudar a llenar las pantorrillas para empujar la sangre en las venas. La natación es un gran ejercicio para mantener su corazón latiendo. Caminar, andar en bicicleta y hacer yoga son algunas actividades excelentes y sencillas que puede realizar para mantener el pulso y el flujo sanguíneo.

2.- Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de manzana es un tratamiento muy eficaz para las várices. Es un producto de limpieza corporal natural y también mejora el flujo sanguíneo y la circulación. Cuando la sangre comience a fluir naturalmente, la pesadez y la hinchazón de las varices disminuirá en gran medida. Aplicar vinagre de sidra de manzana sin diluir sobre la piel de las varices y masajear suavemente la zona. Haga esto todos los días antes de acostarse y nuevamente a la mañana siguiente. Siga este remedio durante unos meses para reducir el tamaño de las várices.

3.- Medias de compresión

Las medias de compresión pueden ayudar a mejorar el flujo sanguíneo en las piernas. Estas prendas funcionan apretando suavemente la extremidad, lo que permite que los músculos de las venas y las piernas muevan la sangre de manera más eficiente. Las medias de compresión también pueden ayudar a prevenir la hinchazón y aliviar los síntomas incómodos, como sensibilidad o palpitaciones en las piernas. Estas prendas deben usarse durante todo el día, ya que períodos prolongados de estar sentado o de pie pueden empeorar el dolor y crear problemas de circulación. Por esta razón, los pacientes también encuentran que levantar las piernas al final del día puede ayudar a aliviar las molestias.

4.- Pimienta de Cayena

La pimienta de cayena es rica en vitamina C y antioxidantes que tratan las alergias y los virus. Este pimiento resulta ser un excelente tratamiento para las Varices. También trata la aterosclerosis y otras afecciones inflamatorias.

La sustancia del interior del pimiento evita la coagulación de la sangre y todos aquellos aspectos que forman las varices. El uso correcto de la pimienta de cayena es mezclar 1 cucharadita en agua tibia. Beba la mezcla durante 1 a 2 meses al día por la mañana. La pimienta de cayena aumenta instantáneamente el flujo sanguíneo en el cuerpo, aliviando el dolor de las venas hinchadas y endurecidas.

5.- Aceite de oliva

El aumento de la circulación sanguínea es fundamental para el tratamiento de las várices. Masajear la piel con aceite de oliva puede ayudar a aumentar la circulación y reducir el dolor y la inflamación. Mezcle cantidades iguales de aceite de oliva y aceite de vitamina E y caliéntelo un poco. Masajea las venas con el aceite tibio durante varios minutos. Haga esto dos veces al día durante uno o dos meses.

Arturo Ignacio Siso Sosa: Remedios naturales para las várices
Arturo Ignacio Siso Sosa: Remedios naturales para las várices

6.- Ajo y limones

El ajo, si se usa con prudencia, puede tratar muchas afecciones relacionadas con el corazón y las arterias. Su tratamiento general consiste en mejorar el sistema circulatorio sanguíneo del cuerpo. Los compuestos sulfurosos del ajo mejoran el flujo sanguíneo. También previenen el desarrollo de coágulos de sangre inflamados en las válvulas sanguíneas.

El ajo tiene poderosas propiedades para combatir las afecciones inflamatorias, que son esenciales para reducir las várices. Los flavonoides del ajo también ayudan a fortalecer las venas y los vasos sanguíneos, manteniéndolos a salvo de daños.

Los limones son una rica fuente de nutrientes y minerales; contiene grandes cantidades de vitamina C. los compuestos del limón ayudan a reducir los efectos de los daños oxidativos. También trata las venas varicosas, la presión arterial fluctuante y también mantiene la piel radiante.

Para la preparación del uso, haga una pasta con 10 a 12 dientes de ajo. Triture hasta obtener una buena textura que se pueda diluir. Extraer el jugo de 2 a 3 limones y agregar 4 cucharaditas de aceite de oliva. Mezcle con la pasta de ajo y deje reposar toda la noche. Masajear la zona afectada de las várices con esa mezcla dos veces al día durante dos meses.

7.- Escoba de carnicero

La escoba de carnicero es ideal para aliviar los dolores y las molestias de las várices. Esta hierba contiene un compuesto conocido como ruscogenina (RUS) y ayuda a reducir la inflamación mientras contrae las venas.

Tomar 100 mg de suplementos de escoba de carnicero tres veces al día. Creado a partir de las raíces y semillas de la planta, los suplementos de escoba de carnicero tienen vitaminas B y C junto con calcio, cromo, magnesio, manganeso, potasio, selenio, silicio y zinc.

Estos nutrientes ayudarán a tensar, fortalecer y disminuir la inflamación en las venas, así como a mejorar el flujo sanguíneo hacia las piernas.

Nota: Si tiene presión arterial alta o hiperplasia benigna de próstata, no debe tomar Escoba de carnicero sin consultar con un médico.

8.- Hamamelis

El hamamelis también es una hierba que se usa para tratar los vasos sanguíneos dañados y las Várices. Es un fuerte astringente con esenciales de ácido de ajo que tratan las venas hinchadas y las molestias provocadas por la enfermedad. El hamamelis mejora el flujo sanguíneo en todo el cuerpo al tratar la placa en las válvulas sanguíneas.

Los compuestos de esta hierba son adecuados para la piel arrugada y todo tipo de dolencias cutáneas. Para usar hamamelis, empape un paño en hamamelis y colocarlo en la zona de las várices, repita 2 a 3 meses. También puede llenar una tina con agua tibia y mezclar un poco de hamamelis diluido y remojar las piernas en ella.

9.- Castaño de indias

Las semillas de castaño de indias se han utilizado durante siglos en el tratamiento de las várices. Las semillas de castaño de indias tienen un efecto antiinflamatorio y antiinflamatorio que puede aumentar con éxito el "tono venoso", así como reducir la aparición de várices.

El extracto de semilla de castaño de indias tiene un compuesto llamado escina que mejora la fuerza elástica de las venas y previene la liberación de enzimas que dañan las paredes capilares. El gel de semillas de castaño de indias está disponible en la mayoría de los mercados. Use el gel externamente en el área afectada dos veces al día. Cuando se usa con regularidad, puede reducir significativamente el dolor y la hinchazón de las piernas.

Nota: Las mujeres embarazadas o en período de lactancia no deben usar semillas de castaño de indias.

10.- Perejil

El perejil es rico en vitamina C. Es un poderoso antioxidante y estimula la producción de colágeno. También ayuda en la reparación y reproducción celular. El perejil contiene rutina, que juega un papel clave en el fortalecimiento de los capilares y, por lo tanto, es útil para reducir los síntomas de las várices.

Hervir un puñado de perejil fresco picado en una taza de agua durante cinco minutos. Retirar del fuego, tapar y dejar que la solución se enfríe hasta que esté tibia. Luego cuele la solución. Agregue una gota de cada uno de los aceites esenciales de rosa y caléndula. Ponga la solución en la nevera durante varios minutos. Con una bola de algodón, aplique la solución en el área afectada. Haga esto diariamente durante varios meses para ver resultados positivos.

Los remedios caseros son un gran comienzo para prevenir los daños de las várices. Una dieta antiinflamatoria equilibrada puede mejorar el flujo sanguíneo y revertir los efectos de la inflamación. Reducir el consumo de azúcares, alcohol, cafeína y alimentos procesados ??puede reducir los síntomas de esta enfermedad.

Sin embargo, los remedios caseros solo pueden ayudarlo a prevenir y combatir las varices hasta cierto punto. Se necesitan cuidados y tratamientos adecuados y profesionales para combatir la enfermedad desde sus raíces. Para obtener ayuda y atención profesional, comuníquese con algún especialista cardiovascular.