Imprimir

09 jun 2021 Arturo Ignacio Siso Sosa: Hábitos de cuidado personal expresa.me

El problema con el término "autocuidado" es que a veces se malinterpreta como una mentalidad de "trátese a sí mismo". Puede verse como una excusa para dar un paso atrás y ser un poco vago, para justificar otra comida para llevar o una botella de vino con el ánimo de darse un capricho para cuidarse. Pero eso no es lo que significa.

Arturo Ignacio Siso Sosa: Hábitos de cuidado personal
Arturo Ignacio Siso Sosa: Hábitos de cuidado personal

El cuidado personal no se trata solo de reducir la velocidad y dar un paso atrás en el progreso. Todo lo contrario. Se trata de cuidarse a sí mismo de una manera que le permita prosperar. Cuando se siente bien consigo mismo, se filtra en otros aspectos de tu vida, desde el trabajo y los pasatiempos hasta las relaciones y la salud física.

Le hará sentir que tiene más tiempo, no menos. Le deja sintiéndose lleno de energía, no exhausto. Tomarse el tiempo para cuidarse a sí mismo no le debilita, le da más fuerza. No le hace egoísta, le hace más amable.

Lo que pasa con el autocuidado es que es una práctica que requiere su voluntad para hacerlo. No sucederá a menos que intencionalmente le haga espacio y tiempo. Pero los resultados bien valen la pena y el esfuerzo. Con un poco de cuidado personal, puede experimentar más alegría, descanso y salud del alma.

Los mejores consejos para el cuidado personal

1.- Simplifique su horario

¿Está demasiado comprometido/a? ¿Hay cosas que deba posponer o dejar de lado por completo? Pregúntese qué actividades y relaciones realmente están agregando valor a su vida, y de manera intencional haga espacio y tiempo para esas cosas.

2.- Reconozca sus emociones

Asegúrese de estar lidiando con sus propias emociones y problemas. El cuidado personal es esencial para su salud y bienestar mental, y tomarse el tiempo para escuchar lo que necesita y abordarlo no le vuelve egoísta, sino que le fortalece.

Tómese el tiempo para procesar los sentimientos negativos, no se apresure a analizarlos ni los ignore por completo. Reconocer sus sentimientos puede ralentizarlo y ayudarlo a pensar de manera más racional.

3.- No mire su teléfono por la mañana

Nuestros teléfonos son fácilmente una de las mayores distracciones y drenajes de nuestra salud mental. Despertarse y desplazarse inmediatamente por las redes sociales no es necesario ni útil de ninguna manera. Comenzar el día con una distracción hará que su cerebro tenga dificultades para priorizar las tareas del resto del día.

Si no desea dejar su teléfono en otra habitación, al menos manténgalo fuera de su alcance. Mientras pueda ver su teléfono, es más probable que lo levante y lo mire. Es como una pequeña broma, estar sentado esperando a que lo recojan. Elimine la tentación y póngalo detrás de usted o al otro lado de la habitación.

4.- Haga algo que energice su cuerpo

Estírese, nade, corra, baile, haga yoga o cualquier actividad que disfrute. El ejercicio es una parte clave del cuidado personal y está comprobado que ayuda a reducir la ansiedad, la depresión y el estado de ánimo negativo al mejorar la autoestima y la función cognitiva.

5.- Aprenda a decir no

Puede ser difícil, pero establecer límites en su tiempo puede ayudarle a lidiar con los sentimientos de ansiedad, estrés e irritabilidad por asumir demasiado. Su energía emocional se agota al hacer demasiado durante demasiado tiempo sin descanso: al ignorar los signos de agotamiento y al sacrificar prioridades como el ejercicio y las relaciones porque está "demasiado ocupado".

6.- Aceites esenciales y velas

Los aceites esenciales y las velas aromáticas tienen un efecto inmensamente calmante. Además de oler maravilloso, los aceites esenciales afectan el sistema límbico cuando se inhalan. Este sistema regula nuestro sistema nervioso y también está vinculado a nuestras respuestas emocionales y conductuales.

7.- Tome un baño largo y tibio

Considérelo como un ritual semanal, una plaza de cuarentena por así decirlo. Mientras lo hace, encienda una vela, lea una revista o un libro y escuche música relajante.

8.- Dese un capricho a diario

En lugar de designar un día a la semana para esa "comida trampa" o placer culpable, haga algo todos los días que le haga feliz.

9.- Escriba un Diario

Llevar un diario puede ser un proceso extremadamente catártico. El proceso de escribir sus pensamientos ayuda a despejar la mente del revoltijo y permite que el cerebro regule las emociones. Es una excelente herramienta para el manejo del estrés y también se ha demostrado que mejora la memoria.

El proceso de escribir en sí mismo es una forma de permanecer presente sin distracciones.

10.- Haga una lista de gratitud

Escriba todas las cosas por las que está agradecido/a. Descubrimos que esto es un levantador de humor instantáneo. En la mayoría de los casos, lo bueno supera con creces a lo malo y ayuda a poner un poco de perspectiva las cosas.

11.- Nutra su cuerpo

El ejercicio regular y las comidas nutritivas aumentan la energía, la felicidad y la salud. Tal vez se despierte 30 minutos antes para cocinar un desayuno saludable o salga a trotar un poco antes del trabajo. O bien, dedique algo de tiempo a preparar la comida el domingo para asegurarse de tener alimentos saludables listos y para llevar a la oficina a almorzar durante toda la semana. Estos sencillos ajustes en el estilo de vida pueden marcar una diferencia dramática en cómo se ve, se siente y procesa las emociones.

Arturo Ignacio Siso Sosa: Hábitos de cuidado personal
Arturo Ignacio Siso Sosa: Hábitos de cuidado personal

12.- Salga afuera

Se han realizado innumerables estudios que muestran los efectos positivos que la naturaleza tiene en la mente. Salir al aire libre, sin importar cuán frío o lluvioso sea, hace maravillas para el cerebro. Siempre es más difícil en los meses de invierno, pero es un hábito clave para el cuidado personal. Un suave paseo al aire libre reducirá el estrés y mejorará su bienestar físico y mental.

13.- Hable con un consejero

Elimine cualquier tabú o estigma asociado a hablar con un profesional. A veces, simplemente hablar con alguien que no le conoce a nivel personal nos ayuda a sacar las cosas de nuestro pecho. Podría ser un psicólogo, un terapeuta o un mentor espiritual. Muchos expertos también ofrecen reuniones en línea, por lo que ni siquiera necesita salir de casa.

14.- Tome descansos regulares

Tomarse un descanso, aunque sea de solo cinco minutos, puede ayudarle a refrescar y restablecer su mente. Preferiblemente, los descansos deben estar lejos de la pantalla. ¡Siéntese a tomar una taza de té, salga a caminar o simplemente baile en casa!

15.- Respire antes de reaccionar

Nuestra vida diaria nos presenta muchos factores estresantes. Ya sea que se le caiga el almuerzo al suelo o que reciba un correo electrónico incorrecto, es muy fácil reaccionar con ira y frustración. La próxima vez que ocurra un evento estresante, o algo le irrite, simplemente haga una pausa y respire profundamente. Evite la reacción de ira impulsiva, dé un paso atrás y aborde la situación con una mente tranquila y racional.

La mayoría de las veces, estos factores desencadenantes se pueden resolver fácilmente; a menudo, no son más que una breve molestia. Regular cómo reacciona a los factores estresantes le hará sentir más relajado/a.

16.- Desenchúfese por un día

Vaya a los medios y la tecnología rápidamente y apague todos los dispositivos electrónicos innecesarios. Es más difícil de lo que parece, pero los beneficios valen la pena. Es asombroso lo absortos que nos volvemos en los medios, las columnas de chismes de celebridades o desplazándonos sin propósito a través de las redes sociales. A veces es bueno desconectarse de todo y prestarse atención a sí mismo.

17.- Relájese antes de acostarse

No hace falta decir que dormir bien por la noche es una de las mejores formas en que puede cuidar su mente y su cuerpo. Para garantizar la mejor posibilidad de una transición suave a la tierra del cabeceo, comience a relajarse para ir a la cama durante toda la noche.

Minimice las pantallas siempre que sea posible y evite usar su teléfono una hora antes de irse a dormir.

Encuentre lo que le funcione. Podría ser un baño con unas relajantes velas perfumadas. Podría ser leer un libro o escribir un diario. Solo asegúrese de estar relajando su cerebro.

18.- Obtenga tiempo de calidad con una persona de calidad

Pasa el rato con alguien a quien ama. Si están lejos, programe una videollamada.

19.- Deje de seguir a cualquiera que no le haga sentir bien en las redes sociales

Un consejo útil para el cuidado personal es hacer un poco de selección en las redes sociales y eliminar a cualquier persona que constantemente le haga sentir mal consigo mismo/a.

Si no puede salirse con la suya dejando de seguir a alguien, siempre puede silenciarlo. Recupere el control de sus redes sociales y consuma contenido que le haga sentir bien o lo inspire de alguna manera.

20.- Tenga un día completo de descanso

Tómese un día completo para descansar y rejuvenecer. No todos los días tienen que estar repletos de actividades y quehaceres, ¡está bien no hacer nada!

21.- Practique la mini-meditación

Comience o termine su día con un minuto de respiración profunda y una conciencia enfocada de su cuerpo, pensamientos y sentimientos. Al principio es difícil, pero los pequeños pasos hacia la atención plena realmente ayudan a aliviar algunas de las tensiones más profundas.