30 jun 2021 Arturo Siso Sosa: Conozca el Síndrome de Amok expresa.me

No todos los trastornos mentales resultan tan comunes como la esquizofrenia, los trastornos de ansiedad, la depresión mayor o el trastorno obsesivo-compulsivo. Existen algunos síndromes y trastornos que se considera que aparecen específicamente en determinadas culturas, ligados a sus creencias y estilos de vida. Uno de estos casos es el conocido como síndrome de Amok, o locura homicida.

Arturo Siso Sosa: Conozca el Síndrome de Amok
Arturo Siso Sosa: Conozca el Síndrome de Amok

El síndrome de Amok es un trastorno muy poco común cuya principal característica es la aparición de un brote de furia salvaje que induce a la persona a un comportamiento asesino, provocando el asesinato o lesiones graves con intención de matar a todas las personas con las que se encuentre en el momento.

Este brote o episodio surge de forma aparentemente aleatoria, sin que exista ningún fenómeno que provoque el ataque. Dicho episodio suele acabar con la muerte del sujeto, siendo producido bien por el suicidio del sujeto o bien por el hecho de ser abatido con el fin de detener el ataque.

En los casos en que el sujeto que presenta el síndrome de Amok sobrevive, se ha observado la presencia de amnesia lacunar (no recuerdan el episodio homicida) y un elevado nivel de fatiga y agotamiento tanto físico como mental.

Se trata de un síndrome tradicionalmente vinculado a la cultura, visualizado y descrito por primera vez en la población malaya. Históricamente también se ha asociado a otras culturas, como en el caso de los guerreros vikingos, los cuales eran conocidos por entrar en un estado de rabia en batalla durante el cual agredían tanto a enemigos como a aliados con especial ferocidad y resistencia al dolor.

Causas

Los ataques de Amok son reacciones naturales a la frustración, la provocación o la humillación; el consumo de algún tipo de sustancia, provocando a veces trastornos motores y desorden de conducta; es una expresión de situaciones como el desamparo, la pobreza y el abandono.

Respecto a la agresividad que manifiestan estas personas, alude a que todos los seres humanos tienen una violencia natural reprimida; además, las personas que en su infancia, y adolescencia se vieron expuestas a sufrir una escalada de hostigamiento por parte de personas abusivas día tras día durante un prolongado período de tiempo.

Si bien se considera un trastorno ligado a la cultura, el síndrome de Amok se ha visto a lo largo de los últimos tiempos expandido y exportado a un nivel más global, siendo asociado por algunos expertos a los múltiples asesinatos en masa producidos recientemente. Sin embargo, no está claro hasta qué punto es debido al intercambio cultural, ya que no se puede separar el aumento del alcance de la globalización de otros factores que también podrían explicar este fenómeno.

Síntomas y reconocimiento del síndrome

- Generalmente, los sujetos en los que surge este síndrome suelen ser varones, normalmente jóvenes, que presentan una personalidad tímida, introvertida y poco expresiva.

- Suelen ser sujetos que presentan un elevado nivel de inhibición vital y en ocasiones sentimientos de insatisfacción y frustración. Resulta común que a lo largo de su vida se haya vivido algún tipo de experiencia traumática para ellos insoportable.

- Un historial de hostigamiento muy prolongado en el tiempo, como en el caso del bullying, o de violencia dentro de la familia es un elemento frecuente encontrado en los sujetos que han padecido este trastorno, sugiriéndose que el padecimiento del brote puede deberse a secuelas de estos fenómenos que surgen provocando una ira homicida.

- El sujeto experimenta una súbita y espontánea explosión de rabia salvaje que provoca que corra sin control matando o hiriendo todo lo que encuentre a su paso, tanto animales como personas. Tras el ataque, la persona queda exhausta, a veces con una amnesia completa y, eventualmente, acaba suicidándose.

Arturo Siso Sosa: Conozca el Síndrome de Amok
Arturo Siso Sosa: Conozca el Síndrome de Amok

Tratamiento

Debido a que se trata de un fenómeno extremadamente poco prevalente y que además se caracteriza por ser súbito e inesperado, los únicos tratamientos inmediatos se basan en la contención física del paciente mientras dure el episodio. Es importante hacerlo teniendo en cuenta que el único objetivo es que nadie reciba daño, así que castigos o cualquier acto de venganza están de más.

- Medicación

Hasta la fecha, no hay una medicación que trate específicamente la conducta violenta propia del síndrome de Amok, ya que la violencia es el resultado de múltiples factores.

En general, los trastornos depresivos pueden tratarse con antidepresivos y psicoterapia de apoyo.

- Piscoterapia

El objetivo de la psicoterapia es prevenir la conducta violenta. Para ello, el clínico debería tomar un rol activo en la terapia y conseguir la ayuda por parte de la familia del paciente y de sus redes sociales.

La violencia en masa observada en el síndrome de Amok puede estar causada por una gran variedad de condiciones psiquiátricas, y el tratamiento médico debería, por tanto, estar dirigido a un trastorno o condición que se pueda diagnosticar.

- Hospitalización

La hospitalización puede ser necesaria para prevenir que los pacientes se hagan daño a sí mismos o a los que están a su alrededor. Después de la hospitalización, un método útil para monitorear el comportamiento del paciente y ajustar la medicación es la hospitalización parcial.

El reconocimiento temprano de los factores de riesgo y el tratamiento inmediato de la condición psicológica que subyace al síndrome son las mejores opciones para prevenirlo.