28 jul 2021 Arturo Siso Sosa: Trastornos del aprendizaje: Discalculia expresa.me

La discalculia es una discapacidad de aprendizaje que dificulta el procesamiento y la comprensión de las matemáticas. Los síntomas van desde dificultad para contar y matemáticas mentales básicas hasta problemas para decir la hora y la dirección.

Arturo Siso Sosa: Trastornos del aprendizaje: Discalculia
Arturo Siso Sosa: Trastornos del aprendizaje: Discalculia

La discalculia es una discapacidad en el aprendizaje de las matemáticas que afecta la capacidad de una persona para aprender conceptos relacionados con los números, realizar cálculos matemáticos precisos, razonar y resolver problemas y realizar otras habilidades matemáticas básicas.

A veces se le llama "dislexia numérica", lo cual es un poco engañoso, ya que la dislexia se refiere a la dificultad para leer y escribir, mientras que la discalculia se relaciona específicamente con las matemáticas.

La discalculia va más allá de tener dificultades para entender las matemáticas. Es más grande que cometer errores cuando suma números o invierte dígitos cuando escribe algo. Cuando se tiene discalculia, es difícil comprender los conceptos más amplios que rigen las reglas de las matemáticas, como si una cantidad es mayor que otra o cómo funciona el álgebra.

La discalculia está presente en aproximadamente el 11 por ciento de los niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH o TDA).

Síntomas

Los síntomas de la discalculia pueden verse diferentes según la edad y la etapa de desarrollo.

Los síntomas comunes de la discalculia incluyen:

- Dificultad para comprender o recordar conceptos matemáticos como multiplicación, división, fracciones, llevar y pedir prestado.

- Dificultades con el procesamiento de números y cantidades, que incluyen:

* Conectar un número a la cantidad que representa (el número 2 a dos manzanas).

* Comparar dos cantidades.

* Contar hacia atrás y hacia adelante.

- Problemas para explicar los procesos matemáticos o mostrar el trabajo cuando se le pide que complete una tarea matemática.

- Dificultad para recordar operaciones matemáticas básicas (como las tablas de multiplicar).

- Dificultad para conciliar las señales verbales o escritas (como la palabra "dos") y sus símbolos y significantes matemáticos (el número 2).

- Problemas con las matemáticas mentales y la resolución de problemas.

- Dificultad para decir la hora en un reloj analógico.

- Problemas para reconocer patrones y secuenciar números.

- Dificultad para clasificar inmediatamente la dirección (de derecha a izquierda).

- Mala orientación visual y espacial.

- Dificultad para entender el dinero y estimar cantidades.

El contar con los dedos generalmente está relacionado con la discalculia, pero no es un indicador absoluto de la afección. El conteo continuo con los dedos, especialmente para cálculos fáciles y repetidos con frecuencia, puede indicar un problema.

Causa

Algunos investigadores creen que la discalculia es el resultado de una falta de instrucción temprana concreta en matemáticas.

Los niños a los que se les enseña que los conceptos matemáticos son simplemente una serie de reglas conceptuales a seguir, en lugar de aprender el razonamiento práctico detrás de esas reglas, pueden no desarrollar las vías neuronales que necesitan para comprender marcos matemáticos más complicados.

La discalculia puede ocurrir por sí sola o puede ocurrir junto con otros retrasos en el desarrollo y afecciones neurológicas.

La discalculia también puede tener un componente genético. La aptitud matemática tiende a ser hereditaria, al igual que las dificultades de aprendizaje. Es difícil saber qué parte de la aptitud es hereditaria y cuánto es el resultado de la cultura familiar.

Los niños y los adultos pueden tener más probabilidades de recibir un diagnóstico de discalculia si tienen:

- desorden hiperactivo y deficit de atención.

- ansiedad.

- dislexia.

- depresión.

Arturo Siso Sosa: Trastornos del aprendizaje: Discalculia
Arturo Siso Sosa: Trastornos del aprendizaje: Discalculia

Diagnóstico

Para un diagnóstico de discalculia, una persona debe cumplir con estos cuatro criterios:

- Presentar al menos uno de los seis síntomas descritos relacionados con las dificultades de aprendizaje y uso de las habilidades académicas. Las dificultades para dominar el sentido numérico y el razonamiento matemático se incluyen en la lista.

- Las dificultades de aprendizaje comenzaron en la escuela, incluso si los problemas solo se agudizaron en la edad adulta.

- Las habilidades académicas afectadas están por debajo de lo esperado para la edad del individuo, lo que también causa problemas en la escuela, el trabajo o la vida diaria.

- Se descartan otras condiciones y factores, como la discapacidad intelectual y el trastorno neurológico, la adversidad psicosocial y la falta de instrucción.

Las evaluaciones de diagnóstico para la discalculia las realizan normalmente psicólogos y neuropsicólogos escolares, aunque los psiquiatras infantiles y los servicios de salud escolar y los maestros pueden desempeñar un papel en la evaluación. Los adultos que sospechan que tienen discalculia pueden ser remitidos a un neuropsicólogo.

La prueba es la única forma de saber con certeza si una persona tiene la afección. La prueba a veces se llama prueba educativa o psicosocial. Las pruebas analizan cuatro cosas principales:

- Fluidez matemática: la capacidad de recordar fácilmente datos matemáticos básicos, como 5 x 3 = 15, o cómo multiplicar fracciones.

- Razonamiento cuantitativo: la capacidad de comprender y resolver problemas de palabras.

- Cálculo mental: la capacidad de resolver problemas matemáticos mentalmente.

- Habilidades computacionales: la capacidad de realizar operaciones matemáticas. Los niños más pequeños pueden tener problemas de suma o resta, y los niños mayores pueden tener problemas más difíciles como multiplicación, división y fracciones.

Tratamiento

Al igual que otras discapacidades del aprendizaje, la discalculia no tiene cura y no se puede tratar con medicamentos. Para cuando la mayoría de las personas reciben el diagnóstico, tienen una base matemática inestable. Los objetivos del tratamiento, son llenar tantos vacíos como sea posible y desarrollar mecanismos de afrontamiento que puedan utilizarse durante toda la vida. Por lo general, esto se hace mediante instrucción especial, adaptaciones y otras intervenciones.

La discalculia se puede controlar con estrategias de tratamiento. Si no se trata, la discalculia en adultos puede provocar dificultades en el trabajo y problemas para administrar las finanzas. Afortunadamente, existen estrategias disponibles para niños y adultos.

* Niños

Un especialista en educación especial puede sugerir opciones de tratamiento para que el niño las use en la escuela y en el hogar. Estos pueden incluir:

- segmentar el material del tema en unidades más pequeñas para facilitar la digestión de la información.

- práctica repetida de conceptos matemáticos básicos, como contar y sumar.

- permitir más tiempo para las tareas y los exámenes.

- revisión repetida de conceptos matemáticos básicos en demostraciones prácticas y tangibles.

- uso de pequeños grupos de otros niños para la instrucción de matemáticas.

- permitir el uso de calculadoras.

* Adultos

El tratamiento de la discalculia para adultos puede ser más desafiante si no se encuentra en un entorno académico con recursos de educación especial disponibles.

El terapeuta puede ayudar con ejercicios y material educativo para ayudar a fortalecer las vías neuronales que se utilizan para las matemáticas. La capacitación o la tutoría privada pueden ayudar a tratar la discalculia de adultos, así como la dislexia de adultos.

Perspectiva

La discalculia es tratable y el diagnóstico temprano puede marcar una gran diferencia en la forma en que la persona que la padece experimenta el aprendizaje de las matemáticas. Puede ser más difícil para las personas con discalculia aprender conceptos matemáticos, pero de ninguna manera es imposible.