05 ago 2021 Arturo Siso Sosa: Trastornos Psicóticos: Esquizofrenia expresa.me

Los trastornos psicóticos son un grupo de enfermedades graves que afectan la mente. Hacen que sea difícil para alguien pensar con claridad, emitir buenos juicios, responder emocionalmente, comunicarse de manera efectiva, comprender la realidad y comportarse de manera apropiada.

Arturo Siso Sosa: Trastornos Psicóticos: Esquizofrenia
Arturo Siso Sosa: Trastornos Psicóticos: Esquizofrenia

La esquizofrenia es una enfermedad mental grave que interfiere con la capacidad de una persona para pensar con claridad, manejar las emociones, tomar decisiones y relacionarse con los demás. Es una enfermedad médica compleja y de larga duración.

Aunque la esquizofrenia puede ocurrir a cualquier edad, la edad promedio de aparición tiende a ser entre finales de la adolescencia y principios de los 20 para los hombres, y entre finales de los 20 y principios de los 30 para las mujeres. Es poco común que la esquizofrenia se diagnostique en una persona menor de 12 años o mayor de 40. Las personas rara vez desarrollan esquizofrenia antes de los 12 años o después de los 40.

La esquizofrenia es una afección de por vida, pero el tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas.

Causa

Es probable que la esquizofrenia se desarrolle cuando se combinan factores genéticos y ambientales específicos.

La investigación sugiere que la esquizofrenia puede tener varias causas posibles:

- Herencia genética

La esquizofrenia no es causada por una sola variación genética, sino por una compleja interacción de la genética y las influencias ambientales. La herencia juega un papel importante: la probabilidad de desarrollar esquizofrenia es más de seis veces mayor si tiene un pariente cercano, como un padre o un hermano, con el trastorno. Si no hay antecedentes de
esquizofrenia en una familia, las posibilidades de desarrollarla son menos del 1%.

- Química cerebral

Los problemas con ciertas sustancias químicas del cerebro, incluidos los neurotransmisores llamados dopamina y glutamato, pueden contribuir a la esquizofrenia. Los neurotransmisores permiten que las células cerebrales se comuniquen entre sí. Es probable que también estén involucradas redes de neuronas.

- Medio ambiente

Se ha demostrado que la exposición a un virus o la desnutrición antes del nacimiento, particularmente en el primer y segundo trimestre, aumenta el riesgo de esquizofrenia. Investigaciones recientes también sugieren una relación entre los trastornos autoinmunes y el desarrollo de psicosis.

- Ciertos medicamentos

Algunos estudios han sugerido que tomar medicamentos que alteran la mente durante la adolescencia y la adultez temprana puede aumentar el riesgo de esquizofrenia. Un creciente
cuerpo de evidencia indica que fumar marihuana aumenta el riesgo de incidentes psicóticos y el riesgo de experiencias psicóticas continuas. Cuanto más joven y frecuente sea el uso, mayor será el riesgo.

Síntomas

Puede ser difícil diagnosticar la esquizofrenia en los adolescentes. Esto se debe a que los primeros signos pueden incluir un cambio de amigos, un descenso en las calificaciones,
problemas para dormir e irritabilidad, comportamiento común e inespecífico de los adolescentes. Otros factores incluyen aislarse y apartarse de los demás, un aumento de pensamientos y sospechas inusuales y antecedentes familiares de psicosis. En los jóvenes que desarrollan esquizofrenia, esta etapa del trastorno se denomina período "prodrómico".

Las personas con esquizofrenia tienen varios tipos de síntomas:

- Alucinaciones

Algunas personas experimentan alucinaciones. El tipo más común es escuchar voces, pero las alucinaciones pueden afectar todos los sentidos. Por ejemplo, una persona también puede ver, sentir, saborear u oler cosas que realmente no existen.

La alucinación es muy real para la persona que la experimenta y puede resultar muy confuso para un ser querido presenciarla. Las voces de la alucinación pueden ser críticas o amenazadoras. Las voces pueden involucrar a personas que son conocidas o desconocidas para la persona que las escucha. Es posible que le digan que haga cosas que de otro modo no haría.

- Delirios

Se trata de creencias falsas que no cambian incluso cuando a la persona que las sostiene se le presentan nuevas ideas o hechos. Las personas que tienen delirios a menudo también tienen problemas para concentrarse, pensamientos confusos o la sensación de que sus pensamientos están bloqueados.

Por ejemplo, podría pensar que la televisión le envía mensajes especiales o que la radio transmite sus pensamientos para que todos los escuchen. También puede sentirse paranoico y creer que otros están tratando de hacerle daño.

- Trastornos del movimiento

Puede mover su cuerpo una y otra vez como si estuviera molesto, o puede dejar de moverse. Los médicos llaman a esto catatonia.

- Trastornos del pensamiento

Es posible que tenga problemas para organizar los pensamientos y que pueda hablar de una manera que sea difícil de entender para los demás. Quizás deja de hablar en medio de un pensamiento porque siente que se lo han quitado de la cabeza. A esto se le llama retirada del pensamiento. Otro tipo de pensamiento desordenado, llamado bloqueo del pensamiento, ocurre cuando alguien tiene una interrupción repentina de su flujo de pensamiento y, como consecuencia, puede quedarse en silencio hasta que un nuevo pensamiento ingresa en su mente.

Por lo general, las personas con esquizofrenia tienen anosognosia o "falta de percepción". Esto significa que la persona no sabe que tiene la enfermedad, lo que puede hacer que tratarla o trabajar con ella sea mucho más difícil.

- Síntomas negativos

Son los que disminuyen las capacidades de una persona. Los síntomas negativos a menudo incluyen ser emocionalmente plano o hablar de una manera aburrida y desconectada. Es posible que las personas con síntomas negativos no puedan comenzar o realizar actividades, mostrar poco interés en la vida o mantener relaciones. Los síntomas negativos a veces se confunden con la depresión clínica.

Puede parecer que está deprimido, pero mientras que la tristeza, el llanto y otros síntomas apuntan a la depresión, los llamados síntomas negativos más probablemente apuntan a un
problema con el funcionamiento del cerebro.

Arturo Siso Sosa: Trastornos Psicóticos: Esquizofrenia
Arturo Siso Sosa: Trastornos Psicóticos: Esquizofrenia

Diagnóstico

Diagnosticar la esquizofrenia no es fácil. A veces, el uso de drogas, como metanfetaminas o LSD, puede hacer que una persona tenga síntomas similares a los de la esquizofrenia. La
dificultad de diagnosticar esta enfermedad se ve agravada por el hecho de que muchas personas a las que se les diagnostica no creen que la tengan.

Aunque no existe una única prueba física o de laboratorio que pueda diagnosticar la esquizofrenia, un médico que evalúe los síntomas y el curso de la enfermedad de una persona
durante seis meses puede ayudar a garantizar un diagnóstico correcto. Debe descartar otros factores, como tumores cerebrales, posibles afecciones médicas y otros diagnósticos
psiquiátricos, como el trastorno bipolar.

Para ser diagnosticado con esquizofrenia, una persona debe tener dos o más de los siguientes síntomas que ocurren de manera persistente:

- alucinaciones

- delirios

- habla desorganizada

- comportamiento extremadamente desorganizado o catatónico

- síntomas negativos, como falta de habla, estancamiento emocional o falta de motivación

Los delirios o las alucinaciones por sí solos a menudo pueden ser suficientes para llevar a un diagnóstico de esquizofrenia. Identificarlo lo antes posible mejora en gran medida las
posibilidades de que una persona controle la enfermedad, reduzca los episodios psicóticos y se recupere.

También deben experimentar un deterioro considerable en su capacidad para funcionar en la escuela o en el trabajo, para interactuar con los demás o para realizar tareas de autocuidado, y deben tener síntomas que persistan durante 6 meses o más.

Tratamiento

La esquizofrenia es una afección de por vida, pero un tratamiento eficaz puede ayudar a una persona a controlar los síntomas, prevenir recaídas y evitar la hospitalización.

La experiencia de cada persona será diferente y el médico adaptará el tratamiento a la persona.

No existe cura para la esquizofrenia, pero se puede tratar y manejar de varias formas:

- Psicoterapia, como terapia cognitivo-conductual y tratamiento comunitario asertivo y terapia de apoyo.

- Medicamentos antipsicóticos.

- Estrategias de autogestión y educación.

- Atención especial coordinada, que integra los servicios de medicación, participación familiar y educación en un enfoque holístico.

Las personas con esquizofrenia pueden tener enfermedades adicionales. Pueden incluir:

- Trastorno depresivo mayor.

- Trastorno de estrés postraumático (TEPT).

- Trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

- Trastornos por uso de sustancias.

El tratamiento exitoso de la esquizofrenia casi siempre mejora estas enfermedades relacionadas. Y el tratamiento exitoso del abuso de sustancias, el trastorno de estrés postraumático o el TOC generalmente mejora los síntomas de la esquizofrenia.

Perspectiva

La esquizofrenia es una afección a largo plazo que puede tener un impacto profundo en la capacidad de una persona para funcionar en la vida. Estos efectos también pueden afectar a las personas que los rodean.

Hay un tratamiento disponible que puede ayudar a una persona a controlar sus síntomas. Las personas con esquizofrenia también se beneficiarán del apoyo de sus familiares, amigos y servicios comunitarios.

Cualquier persona que cuide a alguien con esquizofrenia puede ayudar aprendiendo cómo detectar el inicio de un episodio, alentando a la persona a adherirse a su plan de tratamiento y apoyándola a través de su experiencia.