07 oct 2021 Arturo Siso Sosa: Maravillas del mundo: Auroras Boreales expresa.me

Las auroras boreales, uno de varios fenómenos astronómicos llamados luces polares o aurora polaris, son haces o cortinas de luz de colores visibles en ocasiones en el cielo nocturno.

Arturo Siso Sosa: Maravillas del mundo: Auroras Boreales
Arturo Siso Sosa: Maravillas del mundo: Auroras Boreales

Las brillantes luces danzantes de la aurora son en realidad colisiones entre partículas cargadas eléctricamente del sol que entran en la atmósfera terrestre. Las luces se ven por encima de los polos magnéticos de los hemisferios norte y sur. Se les conoce como "Aurora borealis" en el norte y "Aurora australis" en el sur.

Este fenómeno ocurre cuando partículas cargadas eléctricamente del sol ingresan a la atmósfera de la Tierra y chocan con partículas gaseosas, como oxígeno y nitrógeno. La experiencia es surrealista, con tonos vibrantes de azul, verde, rosa y violeta bailando en el cielo nocturno. Los mejores lugares para ver la aurora boreal ofrecen poca o ninguna contaminación lumínica y cielos despejados.

Los colores y patrones provienen de los tipos de iones o átomos que se energizan cuando chocan con la atmósfera y se ven afectados por líneas de fuerza magnética. Las pantallas pueden tomar muchas formas, incluidas cortinas onduladas, globos pulsantes, pulsos que viajan o resplandores constantes. La altitud
afecta los colores. El azul violeta/rojo ocurre por debajo de 100 kms., el verde brillante más fuerte entre 100 y 240 kms. Por encima de los 240 kms. aparecen los rojos rubí.

Se pueden ver en cualquier lugar, aunque son más frecuentes en las latitudes más altas y en lugares como Alaska, Canadá y la Antártida, más cercanos a los polos terrestres. Ocasionalmente, se los ha visto más cerca del ecuador e incluso tan al sur como México.

Mejores lugares para disfrutar una aurora boreal

1.- Fairbanks, Alaska

Es uno de los mejores lugares del mundo para ver la aurora boreal, ya que se encuentra directamente debajo del óvalo auroral. Esta zona en forma de anillo se encuentra sobre el polo norte geomagnético de la Tierra, donde se concentra la actividad de las auroras. Se pueden ver las luces en un promedio de cuatro de cada cinco noches despejadas durante la temporada de auroras, que dura del 21 de agosto al 21 de abril.

2.- Laponia, Finlandia

Laponia se encuentra en la región ártica del norte de Europa, lo que significa que las auroras boreales son visibles aproximadamente 200 noches al año.

3.- Tromsø, Noruega

Situado sobre el Círculo Polar Ártico, Tromsø es uno de los principales lugares para ver la aurora boreal en Noruega. La parte norte del país está oscura desde las primeras horas de la tarde hasta las últimas horas de la mañana entre septiembre y finales de marzo. Con esta oscuridad extrema, hay más oportunidades de ver la aurora.

4.- Yellowknife, Canadá

Se la conoce como la capital de las auroras de América del Norte. Con su posición en medio del Óvalo Auroral, esta ciudad ofrece uno de los espectáculos de luces más impresionantes del mundo de enero a marzo.

5.- Jukkasjärvi, Suecia

El lugar óptimo para ver la aurora en Suecia es la parte norte del país, en la Laponia sueca. Los visitantes de esta región pueden ver los cielos iluminados durante los meses más oscuros, de septiembre a marzo.

Arturo Siso Sosa: Maravillas del mundo: Auroras Boreales
Arturo Siso Sosa: Maravillas del mundo: Auroras Boreales

Datos interesantes

- "Aurora borealis", las luces del hemisferio norte, significa "amanecer del norte". "Aurora australis" significa "amanecer del sur".

- En los mitos romanos, Aurora era la diosa del amanecer.

- En la época medieval, las apariciones de auroras se veían como presagios de guerra o hambruna.

- Las auroras tienden a ser más frecuentes y espectaculares durante la alta actividad de las manchas solares, que dura aproximadamente once años.

- El relato más antiguo conocido de la aurora boreal parece ser de una tablilla de arcilla babilónica de las observaciones hechas por los astrónomos oficiales del rey Nabucodonosor II, 568/567 a. c.