26 nov 2020 Arturo Siso Sosa: Análisis del Infierno de Dante

El Infierno de Dante representa un microcosmos de la sociedad; es decir, los laicos, el clero, los amantes, los que hacen la guerra, los políticos y los eruditos son reunidos en un solo lugar y castigados por sus peores y más humanos atributos. El infierno, a pesar de su apariencia de otro mundo y su naturaleza brutal y fea, está algo humanizado por el hecho de que aquellos que son castigados provienen de todos los países y de todos los ámbitos de la vida, independientemente de la edad, raza, sexo o credo. Si bien Dante Alighieri no inventó la idea del infierno como un lugar de castigo para las almas descarriadas y pecaminosas en el más allá, sí creó la imaginación más poderosa y duradera de un concepto que ha recibido una atención significativa en la literatura clásica y bíblica, y obras medievales. La Divina Comedia de Dante se escribió en algún momento entre 1308 y 1321 y se considera "la obra suprema de la literatura italiana". Es un poema épico dividido en tres secciones separadas: Infierno, Purgatorio y Paraíso, respectivamente. El elemento personal del viaje a través del infierno en el infierno de Dante explora literalmente el descenso de un hombre al pecado; mediante el uso de la justicia poética, tanto figuras contemporáneas como históricas y figuras mitológicas, Dante elabora una obra inmediata y fascinante que trata sobre la naturaleza del pecado y su lugar en la sociedad.

 Arturo Siso Sosa: Análisis del Infierno de Dante
Arturo Siso Sosa: Análisis del Infierno de Dante

El concepto de justicia poética se explora en Infierno, donde se pone en efecto dramático ideando tormentos apropiados para cada pecado en particular. Del limbo a la traición, Dante cataloga y documenta el castigo de los pecadores infames y amados, famosos y desconocidos. En todos los casos, el castigo se ajusta al crimen de una manera retorcida y maligna. Después de todo, el poema sí habla del reino de Satanás, la encarnación cristiana del mal. Los nueve círculos del infierno descritos en Infierno son los siguientes: limbo, lujuria, gula, avaricia y prodigalidad, ira y hosquedad, herejía, violencia, fraude y traición. Estos nueve círculos se basan en la idea de los Siete Pecados Capitales, con algunas adiciones como Limbo creado por Dante.

El poema comienza con Dante perdido en un bosque oscuro, asaltado por tres bestias que no puede evadir e incapaz de seguir recto, el camino de la salvación, representado por una montaña. Un león, un leopardo y una loba que simbolizan el orgullo, la envidia y la avaricia, respectivamente, bloquean el camino de Dante hacia la cima de la montaña, lo que lo obliga a descender a las profundidades del infierno con Virgilio. Todo el viaje documentado en la Divina Comedia es una alegoría de la caída del hombre en el pecado antes de lograr la redención (representada por el Purgatorio) y finalmente la salvación (representada por el Paraíso).

Antes incluso de que Dante entre por las puertas del infierno, se le presenta a su guía para los dos primeros reinos del más allá, Infierno y Paraíso. Para este papel, Dante eligió a Virgilio (70-19 a. C.), que vivió bajo el gobierno de Julio César y luego de Augusto durante la transición de Roma de una república a un imperio, y es más famoso por la Eneida. Dos episodios de la obra de Virgilio fueron de particular interés para Dante. El Libro IV cuenta la historia de Eneas y Dido, la reina de Cartago, que se suicida cuando Eneas la abandona para continuar su viaje y encontró una nueva civilización en Italia. El libro VI relata el viaje de Eneas al Hades para encontrarse con la sombra de su padre y conocer los eventos futuros en su viaje. Muchos elementos de la Eneida están presentes en forma muy modificada en el Infierno de Dante. Muchos de los elementos mitológicos de Dante se basan en el Libro VI de la Eneida de Virgilio, que relata la visita de Eneas al inframundo. Virgilio imbuyó su versión del inframundo con una atmósfera fluida y onírica, mientras que Dante, en cambio, se esfuerza por lograr un mayor realismo, proporcionando figuras tangibles y bien dibujadas.

Después de atravesar la puerta del infierno, marcada ominosamente con las palabras ABANDONA TODAS LAS ESPERANZAS, QUIEN ENTRA AQUÍ, Dante y Virgilio presencian un reino de gente miserable que vivió sin deshonra y sin alabanza en la periferia del Infierno. En este reino, los dos poetas se encuentran con las almas de aquellos que vivieron vidas tan indistinguibles y cobardes que han sido expulsados por el cielo y rechazado la entrada por el infierno. Estas almas se ven obligadas a correr tras un estandarte que nunca se detiene, y son picadas repetidamente por moscas y avispas, cuya sangre y lágrimas alimentan a los enfermizos gusanos a sus pies. El castigo para estas almas cobardes es claro; así como en vida se negaron a ser decisivos y actuar, ahora están excluidos tanto del paraíso eterno como de la condenación eterna.

A continuación, Dante y Virgilio conocen a Caronte, el barquero del infierno. En la Eneida, Caronte es el piloto del barco que transporta sombras de los muertos a través de las aguas hacia el inframundo. En ambas obras, es un anciano irritable de pelo blanco entrado en años que se opone a llevar a un hombre vivo al reino de los muertos. En cada caso, el guía del protagonista le proporciona a Charon las credenciales adecuadas y su viaje continúa.

En el Limbo, se castiga a las almas no cristianas, nobles y condenadas sin culpa, y a los que vivieron antes de la época del cristianismo. La idea de un lugar para las almas que no pecaron y la falta de bautismo existía en la teología cristiana antes de Dante, pero su visión es más generosa que la mayoría. Dante incluye bebés no bautizados, así como también adultos no cristianos notables en su versión de Limbo, que se parece a una sección del inframundo griego donde las almas indiferentes y ordinarias fueron enviadas a vivir después de la muerte. Dante sugiere que aquellos en el Limbo están siendo castigados por su ignorancia de Dios al ser forzados a pasar la otra vida en una forma deficiente del Cielo; aunque ciertamente no es tan infernal como los otros círculos, Limbo no es de ninguna manera un paraíso.

Los Lujuriosos son castigados en el segundo círculo al ser arrastrados por un huracán infernal, que nunca descansa, girando y golpeando. La lujuria, para muchos de los habitantes de este círculo, condujo al pecado de adulterio y en los casos de Dido, Cleopatra, Helena de Troya y otros a una muerte violenta. Los vientos violentos son un símbolo de la lujuria y representan el poder que tiene en asuntos de pasión ciega y amor físico.

La gula se castiga en el tercer círculo. Las almas de los condenados yacen en un vil y mugriento fango provocado por una lluvia fría, interminable, pesada y maldita. Estos ex glotones yacen ciegos y sin prestar atención a sus vecinos, simbolizando su búsqueda fría, egoísta y vacía del hedonismo y la sensualidad vacía. El aguanieve, representante del exceso de indulgencia y la sensualidad, sirve para aislarnos tanto del mundo exterior como de la liberación de Dios.

El Avaro y el Pródigo son castigados juntos en el cuarto círculo. La avaricia, o codicia, es una de las desigualdades en las que más incurre el desprecio y la ira de Dante. La prodigalidad se define como lo opuesto a la Avaricia; es decir, el rasgo del gasto excesivo. Ambos grupos se ven obligados a pelear eternamente entre sí, utilizando pesas de piedra como armas. Se gritan el uno al otro: '¿Por qué acumulan?' '¿Por qué desperdicias?'. Aquí Dante describe el castigo de ambos extremos, criticando el deseo excesivo a favor y en contra de la posesión de bienes materiales utilizando el principio clásico de moderación.

En el quinto círculo, los coléricos y los hoscos son castigados. Los iracundos luchan entre sí eternamente en la superficie del río Estigia, que corre más oscuro que el morado oscuro, mientras que los hoscos yacen gorgoteando bajo el agua. Dante describe cómo los coléricos combaten entre sí: se golpean no solo con las manos, sino con la cabeza, el pecho y los pies, y se desgarran unos a otros con los dientes. Los airados están condenados a luchar eternamente y luchar sin dirección ni propósito, mientras que los hoscos se han retirado a un negro mal humor del que no pueden encontrar gozo ni en Dios ni en la vida.

Entre el quinto y el sexto círculo se encuentran las murallas de Dis, la ciudad fortificada del infierno inferior. Los ángeles caídos que custodian las puertas de Dis niegan la entrada a los dos poetas, requiriendo la llegada de un mensajero del Cielo para abrirles la puerta. Dante designa todos los círculos del Infierno Inferior, del seis al nueve, donde los pecados más graves son castigados como la ciudad amurallada de Dis, con sus ciudadanos graves, sus grandes batallones. Los primeros cinco círculos, que existen fuera de Dis, se conocen colectivamente como Infierno Superior, ya que son donde se castigan los pecados menores.

 Arturo Siso Sosa: Análisis del Infierno de Dante
Arturo Siso Sosa: Análisis del Infierno de Dante

Los herejes son castigados dentro de los muros de Dis, en una llanura de lamentos y dolores atroces que se asemeja a un cementerio. El sexto círculo contiene almas atrapadas y encerradas en tumbas de fuego por no creer en Dios y en la otra vida. Como no creían en el infierno, los herejes son castigados con ser sellados de la forma más desagradable posible dentro de un sepulcro en llamas.

El Minotauro es el guardián y símbolo mitológico del séptimo círculo, la violencia. A la vista de Dante y Virgilio, el minotauro reacciona como alguien a quien la furia devasta en su interior, y su frenético respingo permite a los viajeros avanzar ilesos. El Minotauro es una manifestación física de violencia en Infierno: casi todas las partes de la historia del Minotauro, desde su creación hasta su desaparición, contienen alguna forma de violencia.

Los pecadores del séptimo círculo se dividen en tres grupos: los violentos contra las personas y la propiedad, los violentos contra ellos mismos y los violentos contra Dios y la naturaleza. El primer grupo compuesto por asesinos, entre otros, están inmersos en Phlegethon, un río rojo sangre, hirviente de sangre y fuego, hasta un nivel acorde con sus pecados. Debido a que cometieron tales actos de derramamiento de sangre y destrucción en sus vidas, son castigados con ser sumergidos en un río de lo que han derramado. El segundo grupo, los suicidas, se transforman en arbustos y árboles espinosos, nudosos, que son alimentados por las Arpías. Estas almas han regalado sus cuerpos físicos mediante el suicidio y se ven obligadas a mantener formas arbóreas. Estos árboles que sufren no pueden hablar hasta que Dante accidentalmente lesiona a uno y lo hace sangrar. Dante usa los árboles del alma como metáfora del estado mental que conduce a la autolesión y al suicidio. Finalmente, el tercer grupo de blasfemos y sodomitas residen en un desierto de arena, fuego y azufre que caen del cielo. Los blasfemos se acuestan en la arena, los usureros se reclinan y los sodomitas deambulan aparentemente sin rumbo fijo en grupos apiñados, todo mientras son quemados por copos de fuego dilatados. Esto simboliza cómo aquellos que actúan violentamente contra Dios y lo que Dios ha provisto, son perpetuamente incapaces de encontrar paz y consuelo en sus vidas.

El penúltimo círculo, así como el más detallado, es el Fraude, que Dante describe como un lugar en el infierno. Este círculo se divide en diez bolsillos más pequeños: proxenetas y seductores, aduladores, simonistas, brujos, barradores, hipócritas, ladrones, consejeros fraudulentos y consejeros malvados, sembradores de discordia y falsificadores. Los delincuentes (proxenetas) y seductores marchan eternamente en direcciones opuestas, azotados cruelmente por demonios. Así como usaron la pasión y la seducción para doblegar a los demás a su voluntad, ahora ellos mismos son impulsados por demonios infernales. Los aduladores explotaron a otras personas usando el lenguaje, por lo tanto, se sumergen en los excrementos, que representan las palabras falsas que produjeron. Los simonistas pagaron por puestos de poder dentro de la Iglesia Católica, y se colocan boca abajo en agujeros en el piso, con ambas plantas de sus pies en llamas. Los agujeros en los que se plantan sus cabezas se asemejan a pilas bautismales, utilizadas en varios rituales religiosos como un recordatorio constante de la naturaleza corrupta de sus antiguas posiciones en la iglesia. A los hechiceros, astrólogos y falsos profetas se les ha torcido la cabeza hacia las caderas para que no puedan ver lo que les espera. Esto simboliza la naturaleza retorcida de la magia en general, específicamente, se refiere al uso de medios prohibidos para ver el futuro. Dante se sintió particularmente implacable con los políticos después de su exilio de Florencia, por lo que los políticos corruptos (barradores) se sumergen en un guiso de brea pegajosa. Su castigo representa los dedos pegajosos, los tratos corruptos, y oscuros secretos inherentes a las posiciones de poder político. Los hipócritas caminan lánguidamente con pasos rezagados, en círculos, con rasgos cansados y derrotados, con mantos plomizos, que representan la falsedad detrás de la apariencia de sus acciones. Esta falsedad literalmente pesa a estas almas y hace imposible cualquier tipo de progreso. Los ladrones son perseguidos y atacados por lagartos y serpientes, sus mordeduras hacen que sufran diversas transformaciones. Así como robaron en vida, su propia identidad humana se convierte en objeto de robo en el infierno. Asesores fraudulentos y consejeros malvados están encerrados dentro de piras individuales. Estos individuos no dieron consejos falsos por ignorancia; más bien, Dante se refiere a la retórica utilizada por personas talentosas para fines insidiosos. En la vida, hicieron mal a los que aconsejaron hacer sin ensuciarse las manos, ahora son castigados solos en sus fuegos. Los sembradores de discordia son destrozados, sus cuerpos se dividen como en la vida causaron división entre otros. Sus heridas se curan rápidamente, solo para ser destrozados nuevamente. Dante considera a los falsificadores (alquimistas, falsificadores, perjuros e imitadores) una enfermedad en la sociedad, y su influencia corruptora se refleja en sus cuerpos y mentes enfermos en la décima bolsa.

Los Malebranche (Garras malignas en italiano) son los demonios del quinto bolsillo del círculo ocho que llevan al infierno las sombras de los funcionarios y empleados políticos corruptos. Son ágiles, inteligentes y feroces, están armados con ganchos largos, que utilizan para mantener las sombras bajo la superficie del tono negro.

Los Gigantes conectan físicamente los círculos ocho y nueve: parados en el piso del círculo nueve, se elevan sobre el borde interior del círculo ocho con la mitad superior de sus inmensos cuerpos. Son ejemplos arquetípicos de rebeldes desafiantes.

El noveno círculo concluye la visita de Dante al infierno. El centro del infierno, a diferencia de las imágenes tradicionales del infierno, no es un lago de fuego, sino un lago de hielo. Este envuelve a los condenados por el máximo pecado: el fraude que supera la violencia (que en cierta forma tiene origen divino, puesto que Dios batalló contra el Demonio) cometido contra aquellos con los cuales la naturaleza nos ha vinculado: familia, patria, huespedes y superiores (entre los que se encuentran reyes, Pontifices y por sobre todos Dios); en ese orden están los condenados más o menos sumergidos. Los primeros pueden sacar pecho cuello y rostro; los siguientes cuello y cabeza; los traidores contra sus huespedes solo pueden sacar el rostro fuera del hielo y además, ellos caen directamente al infierno apenas cometida su traicion, sin posibilidad de redencion o arrepentimiento, y aunque sus cuerpos sigan vivos en la tierra. Finalmente los traidores contra los superiores están completamente sumergidos a excepción de cuatro: Lucifer que tiene tres rostros en una sola cabeza y con cuyas bocas tritura a los otros tres Judas, Bruto y Casio.