Arturo Ignacio Siso Sosa devela el origen del Dominó

07 mar 2020 Se han encontrado juegos de fichas en China ya en 1120 CE. Algunos relatos históricos han rastreado la evidencia de la existencia de las piezas, desde un héroe soldado llamado Hung Ming (181-234 CE). Otros historiadores creen que Keung T'ai Kung, en el siglo XII a. C. los había creado.

El Chu sz yam (Investigaciones sobre las tradiciones de todas las cosas) declaró que las fichas de dominó fueron inventadas por un estadista en 1120 CE. Se dice que esta persona los presentó al Emperador Hui Tsung, y que fueron distribuidos al extranjero por orden imperial durante el reinado del hijo de Hui, Kao-Tsung (1127-1163 CE). Otros intérpretes dicen que este documento se refiere a la estandarización y no a la invención del juego en sí.

Aunque las fichas de dominó son claramente de herencia china, existe un debate sobre si el conjunto de fichas europeo vino de China a Europa en el siglo XIV o si se inventó de forma independiente.

Se encontró un solo dominó con los restos de Mary Rose (principios del siglo XVI), pero es probable que haya encontrado su camino allí mucho más tarde. En general, hay tanta evidencia de juegos en los siglos XVI y XVII que si existieran las fichas de dominó, no habrían escapado al récord.

Los dominós europeos son rectángulos que son dos veces más largos que anchos. Hay una sola ficha para cada combinación de las caras de un par de dados; el palo en blanco es el lanzamiento de un solo dado, para un total de veintiocho fichas en el juego estándar Doble seis. Más tarde se inventaron otros conjuntos con un mayor número de fichas, siendo los conjuntos dobles nueve y Dobles doce las extensiones más comunes.