Arturo Ignacio Siso Sosa: La Estrella de David

22 mar 2020 La estrella de seis puntas que generalmente conocemos como la Estrella de David o el Sello de Salomón actualmente se asocia frecuentemente con el judaísmo e Israel. Este talismán de dos triángulos entrelazados tiene conexiones con la mayoría de todas las religiones y también se puede rastrear hasta los egipcios.

En su composición, el Triángulo con su vértice hacia arriba simboliza el Bien, y con el Triángulo invertido, el Mal: ​​el Triángulo con su vértice hacia arriba es típico de la Trinidad que existe en todas las religiones; en India, China y Japón sus tres ángulos representan a Brahma, Vishnu y Siva, el Creador, el Conservador y el Destructor o Regenerador; en Egipto representaba a Osiris, Isis y Horus, y en la Iglesia cristiana la Santísima Trinidad. En su conjunto, representaba los elementos de fuego y espíritu, compuestos por las tres virtudes, Amor, Verdad y Sabiduría. El Triángulo con su ápice hacia abajo representaba el elemento del agua, y tipificaba el mundo material, o los tres enemigos del alma, el Mundo, la Carne y el Diablo, y los pecados capitales, la envidia, el odio y la malicia.