Arturo Ignacio Siso Sosa: Poner límites

26 abr 2020 Los humanos tienden a normalizar los comportamientos de los íntimos, metiendo ciertas respuestas y comportamientos en carpetas etiquetadas: "Justo como es" o "Tan típico de ella".

Hacemos eso porque, en este momento, elegimos permanecer en la relación, a pesar de que la navegación no siempre es fluida. Algunas veces, no reconocemos que en realidad estamos excusando comportamientos que nunca deberían ser tolerados. Las personas con estilos de apego inseguros cuyas necesidades emocionales no fueron satisfechas en la infancia hacen esto con más frecuencia y por más tiempo que las personas apegadas de manera segura, que tienen muchas más probabilidades de denunciar comportamientos hirientes porque, para ellos, es anómalo.

Los que estaban acostumbrados a ser marginados, ignorados, burlados o molestados en los hogares de su infancia tienen muchas más probabilidades de normalizar o excusar los malos comportamientos.