17 oct 2020

Arturo Siso Sosa: Biografías: Johannes Gutenberg 

Desde tiempos antiguos y hasta la Edad Media no existió otra forma de escritura que la realizada a mano. En los escritorios medievales, por ejemplo, la producción de diversos ejemplares de un mismo libro se llevaba a cabo por el penoso procedimiento de escribirlos al dictado; el resultado eran obras primorosas, pero escasas en número, de alto coste y de muy limitada difusión, sólo al alcance de una élite alfabetizada.

De ahí que la invención de la imprenta de tipos móviles metálicos, atribuida al alemán Johannes Gutenberg, haya sido vista como un acontecimiento de tanta trascendencia que ha podido hablarse de una «era de Gutenberg», que comenzaría a mediados del siglo XV, coincidiendo con las primeras biblias salidas de su imprenta. A partir de entonces fue posible producir miles de copias de una obra a bajo coste; en pocas décadas, la rápida propagación de esta tecnología y la apertura de multitud de talleres convirtió al medio impreso en un formidable vehículo de transmisión de ideas y conocimientos que acabaría revolucionando todos los ámbitos de la cultura.