16 dic 2020 Arturo Siso Sosa habla del dolor de muelas

Datos que debe saber sobre los dolores de muelas

Un dolor de muelas es un dolor que ocurre dentro o alrededor de un diente. El dolor se origina en el interior de un diente o en las encías y estructuras óseas circundantes. Uno suele sentir el dolor de muelas como un dolor constante o intermitente que no desaparece. Los cambios de temperatura, como la exposición a bebidas frías o la presión sobre el diente al masticar, pueden estimular el dolor de muelas. En otros casos, el dolor de dientes puede surgir espontáneamente sin ningún estímulo. Odontalgia es otro nombre para el dolor de muelas.

Es difícil ignorar un dolor de muelas mientras se come o se desarrolla el día. El dolor persistente nos urge a descubrir cómo deshacernos de un dolor de muelas. Si bien es molesto, es una forma en que el diente o el área dolorida indican que se debe buscar atención y cuidados de un dentista antes de que las cosas empeoren.

Arturo Siso Sosa habla del dolor de muelas
Arturo Siso Sosa habla del dolor de muelas

¿Qué causa un dolor de muelas?

Las lesiones o traumatismos en el diente o en el área suelen causar dolor de muelas. Las lesiones suelen ser el resultado de caries. Las personas suelen sentir las caries cuando se hacen más grandes y profundas en las capas de la estructura del diente. El esmalte es la capa externa dura del diente y la dentina es la capa más suave debajo del esmalte. La dentina es la capa sensible del diente con diminutos tubos microscópicos que se originan en el centro mismo del diente. La cámara pulpar (el centro del diente) contiene la pulpa. La pulpa está compuesta por vasos sanguíneos y nervios. Si la caries pasa por el esmalte hacia la dentina, la cavidad a veces puede causar molestias. Una caries más profunda que se acerca al centro del diente probablemente causará dolor, ya que hay más daño en el diente y hay menos estructura dental para aislar y proteger la pulpa. La infección localizada entre la encía y el diente (absceso periodontal) puede causar dolor de muelas. Un golpe físico traumático en un diente también puede provocar dolor.

Otras causas de dolor de muelas incluyen las siguientes:

- Diente con absceso: esta infección se origina dentro del diente y se disemina a la raíz y al hueso circundante.

- Diente dañado o fracturado: la fractura de un diente puede exponer la dentina sensible o incluso la pulpa. A veces, las fracturas no son obvias a pesar de que la línea de fractura puede penetrar profundamente en el diente y causar dolor cada vez que se ejerce presión sobre él al morder o masticar (llamado "síndrome del diente agrietado").

- Trabajo dental: después de recibir un empaste o una corona, el diente puede sentirse más sensible. Este es especialmente el caso si la eliminación de la caries dental fue grande o profunda. El trabajo dental, aunque necesario, a veces puede irritar el nervio. Con el tiempo, la sensibilidad puede desaparecer si el diente está lo suficientemente sano.

- Apretar o rechinar los dientes: este hábito se llama bruxismo y muchas veces se realiza de manera inconsciente y por la noche. Desafortunadamente, el bruxismo daña los dientes y, a veces, irrita los nervios hasta el punto de que los dientes se vuelven sensibles.

- Infección de las encías o enfermedad de las encías: el periodonto está formado por la encía, el ligamento de las encías y el hueso que rodea y ancla los dientes. Las primeras etapas de los problemas de las encías generalmente involucran encías inflamadas, lo que se llama gingivitis . La encía suele estar roja, hinchada y sangrará fácilmente. Un problema de las encías puede progresar hasta incluir la mandíbula que rodea los dientes y representa las últimas etapas de la enfermedad de las encías (o "periodontitis") donde hay una pérdida avanzada de hueso alrededor de los dientes. Debido a la pérdida de masa ósea, se puede formar un absceso (infección) de las encías en el espacio que se desarrolla entre el diente y la encía, causando dolor.

- Superficies radiculares expuestas: cuando el hueso protector y las encías ya no cubren las raíces de los dientes, estas superficies pueden ser sensibles a estímulos como cepillarse los dientes o cambios de temperatura.

- Sinusitis: Debido a que las raíces de los molares superiores están muy cerca de las cavidades del seno maxilar, la inflamación de las cavidades sinusales puede hacer que estos molares sean sensibles y se sientan como un dolor de muelas.

- Terceros molares ("muelas del juicio"): los terceros molares, también llamados muelas del juicio , son los últimos dientes permanentes que aparecen en la boca. La mayoría de las veces, no hay suficiente espacio para estos molares en la boca. Como resultado, los terceros molares quedan total o parcialmente atrapados (impactados) dentro de la mandíbula y debajo de la encía. Debido a la poca accesibilidad, es difícil limpiar adecuadamente los terceros molares parcialmente expuestos; por lo tanto, estas áreas son susceptibles a problemas. Los problemas con los terceros molares pueden causar un dolor sordo a intenso debido a la presión de la erupción, infección de las encías o caries dental.

¿Cuáles son los signos y síntomas del dolor de muelas ?

Los signos y síntomas que pueden indicar un problema dental son:

- dolor al morder o masticar,

- hipersensibilidad de los dientes a los cambios de temperatura,

- mejillas o encías hinchadas cerca del diente,

- secreción o sangrado de las encías,

- latido constante dentro de un diente.

Un dolor de muelas puede presentarse como un dolor sordo o agudo que puede surgir espontáneamente por sí solo o por estimulación.

Los síntomas adicionales pueden incluir:

- dolor de cabeza,

- dolor de cuello,

- dolor de oído,

- fiebre,

- mal sabor u olor en la boca.

¿Cómo diagnostican los dentistas un dolor de muelas?

El dentista realiza una serie de pruebas de diagnóstico junto con radiografías dentales para determinar el origen de un dolor de muelas. Estas pruebas intentan imitar lo que puede estar causando el dolor, como estímulos fríos, presión al morder o masticar y presión de los dedos sobre las encías. La respuesta a una prueba de estímulos fríos puede ayudar a determinar si un diente es vital (el nervio está intacto dentro del diente) o si padece pulpitis (inflamación de la pulpa). Determinar la duración y la agudeza del dolor de los estímulos fríos puede ayudar a diagnosticar y determinar el tratamiento.

A veces, la causa de un dolor de muelas puede provenir de algún lugar diferente de donde realmente se siente el dolor (llamado "dolor referido"). Para estas situaciones, las pruebas de diagnóstico realizadas por el dentista son particularmente importantes para detectar con precisión el problema.

¿Cuál es el tratamiento para el dolor de muelas?

El tratamiento del dolor de muelas depende de la causa del dolor y de la cantidad de daño presente. En general, la mejor manera de detener un dolor de muelas es que el dentista elimine cualquier infección o caries presente y repare el daño para proteger las áreas sensibles expuestas. Para una caries poco profunda en un diente, un dentista elimina la caries y sella el diente con un empaste. Si la cavidad es muy profunda y penetra en la pulpa, el dentista realiza un "tratamiento de conducto" porque la pulpa ha sido expuesta e infectada con bacterias. Este procedimiento esencialmente elimina todos los contenidos vitales del diente (nervios y vasos sanguíneos) y sella las partes internas del diente (sistema del conducto radicular) con un material de relleno inerte. Un diente con absceso que tiene una infección muy localizada generalmente necesita un tratamiento de conducto con terapia con antibióticos. Si la infección se ha generalizado, es posible que se necesite terapia con antibióticos y pasos adicionales para drenar la infección correctamente. Los dentistas suelen recetar analgésicos para controlar el dolor. A veces, la extracción de el diente puede ser la única opción de tratamiento si el diente o la encía y el hueso circundantes están demasiado dañados.

Para un absceso periodontal, un dentista realiza un procedimiento de drenaje simple bajo anestesia local. Además, un dentista limpia a fondo el bolsillo de la encía afectado para eliminar cualquier acumulación de sarro y residuos. Una vez limpia, la bolsa se irriga con un enjuague antimicrobiano que contenga clorhexidina. A veces, los antibióticos se administran localmente en el bolsillo para ayudar aún más en la curación. Dependiendo de la extensión del absceso, un dentista puede recetar antibióticos orales. Además, a corto plazo, un dentista puede recetar un enjuague bucal de clorhexidina como enjuague bucal para ayudar en la curación. El área debe mantenerse limpia con un suave cepillado de dientes y enjuagues con agua tibia. Se recomienda una visita de seguimiento para asegurarse de que la infección se haya resuelto por completo y desarrollar un plan para mantener adecuadamente el área.

Para las fracturas dentales o situaciones de síndrome de diente agrietado, la colocación de una corona dental es el tratamiento habitual. Una corona reemplazará la estructura del diente faltante y / o ayudará a proteger el diente debilitado de una mayor rotura y sensibilidad.

Arturo Siso Sosa habla del dolor de muelas
Arturo Siso Sosa habla del dolor de muelas

¿Son eficaces los remedios caseros para el dolor de muelas?

Generalmente, los remedios caseros solo son efectivos como una medida temporal para calmar el dolor de dientes severo y no están destinados a curar el problema. ¿Cómo se intenta obtener un alivio instantáneo sin la ayuda de un dentista? Los analgésicos orales serán un paso clave. Los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno o el naproxeno, son medicamentos antiinflamatorios no esteroideos y es mejor tomarlos siguiendo un horario para aliviar el dolor. El acetaminofén es un analgésico alternativo. En algunos casos, la alternancia de dosis de ibuprofeno y acetaminofén es eficaz.

El aceite esencial, el aceite de clavo, es un remedio para el dolor de muelas que en realidad es un ingrediente en algunos materiales de obturación dental sedantes. Es un remedio casero natural que tiene un efecto adormecedor y puede proporcionar un alivio instantáneo. El aceite de clavo se puede encontrar en la farmacia. Se deben usar pequeñas cantidades de aceite de clavo en el área afectada. Diluir unas gotas en una cucharadita de aceite de oliva para evitar quemar el tejido bucal. Antes de aplicar el aceite de clavo diluido, enjuague bien la boca con agua tibia con sal o agua tibia para eliminar cualquier residuo del área afectada. Luego, coloque una pequeña bola de algodón empapada con unas gotas de aceite de clavo diluido en el área de los dientes o las encías. Deje pasar unos minutos después de la aplicación para que se produzca el efecto adormecedor. Otros productos que contienen benzocaína pueden adormecer temporalmente el diente o las encías afectados y también aliviar el dolor. Si el aceite de clavo no está disponible, el aceite de oliva simple también puede proporcionar cierto alivio al cubrir el área dolorida.

Para aliviar el dolor de muelas hasta que se pueda encontrar el tratamiento, se debe evitar masticar el diente / área afectada y minimizar las temperaturas extremas de frío y calor. Mantener el área limpia y libre de restos de comida también puede ayudar. El agua tibia con sal o los enjuagues con agua tibia pueden ayudar a calmar el área afectada y mantener la boca limpia. Si hay inflamación de las encías o los tejidos circundantes, se recomienda el tratamiento inmediato con un dentista o médico para evitar la propagación de la infección. Los remedios caseros pueden aliviar temporalmente el dolor pero no para tratar la infección.

Por encima de todo, se recomienda encarecidamente un diagnóstico adecuado y un tratamiento oportuno por parte de un dentista para tratar eficazmente el dolor de muelas.

¿Cómo se trata el dolor de muelas durante el embarazo ?

Los dentistas pueden realizar el tratamiento de forma segura durante el embarazo siempre que se sigan algunas pautas.

Generalmente, si se requiere trabajo dental para tratar un dolor de muelas, el tiempo recomendado para el tratamiento es durante el segundo trimestre del embarazo. Sin embargo, si existe riesgo de infección o dolor intenso, es posible que sea necesario realizar un tratamiento dental en cualquier momento durante el embarazo. Se consulta al obstetra sobre cuál sería la opción más segura para evitar posibles complicaciones durante el tratamiento dental.

Si se necesita una radiografía dental, siempre se usa un delantal de plomo para cada paciente. Para una paciente embarazada , esto es particularmente importante para proteger al feto.

Se debe hacer una cuidadosa consideración para garantizar que cualquier medicamento que se use sea seguro durante el embarazo. Esto se aplica a los anestésicos locales administrados durante el tratamiento dental y antibióticos tomados antes o después del tratamiento. Se evitan los medicamentos de venta libre como la aspirina, el ibuprofeno o el naproxeno, ya que no se consideran seguros durante el embarazo. El acetaminofén se considera seguro para el manejo del dolor.

¿Cuál es el pronóstico de un dolor de muelas?

En su mayor parte, el pronóstico es bueno para un dolor de muelas. En esta era de la atención dental moderna, los dentistas pueden identificar rápidamente el problema y tratarlo de manera eficaz. El resultado es mejor cuando el dolor de muelas se trata lo antes posible para evitar un daño mayor o el riesgo de propagar una infección.

¿Es posible prevenir el dolor de muelas?

Los esfuerzos concienzudos para practicar una buena higiene bucal contribuyen en gran medida a prevenir problemas dentales. El cepillado de dientes con pasta de dientes con flúor y el uso de hilo dental son esenciales para un buen cuidado dental en el hogar. Además, las visitas periódicas de mantenimiento con un dentista pueden servir para mantener las cosas bajo control. Se pueden encontrar pequeñas caries antes de convertirse en caries más grandes o en un diente con absceso. Los problemas de las encías, incluido el absceso periodontal, se pueden abordar antes de avanzar a un estado más enfermo.

Para mantener los dientes fuertes, evite el hábito de masticar hielo o alimentos muy duros que pueden provocar fracturas dentales. Usar nuestros dientes como una herramienta para abrir una bolsa de papas fritas o abrir una cáscara de nuez también aumenta las posibilidades de fractura de un diente. Minimice los alimentos o bebidas con alto contenido de azúcar para disminuir el riesgo de caries dental. Tenga en cuenta la acidez de las bebidas, ya que puede ser una fuente de sensibilidad y caries para los dientes.